Escuelas dignas de llamarse católicas

La educación católica será más accesible y llegará mejor a la comunidad hispana

Equipo de Denver Catholic

Para celebrar la semana de escuelas católicas –del 31 de enero al 6 de febrero- la Oficina de Escuelas Católicas lanzó un documento subrayando las características que hacen que una escuela merezca llevar el título de “católica”. Así mismo lanzó un plan estratégico para revitalizar sus escuelas y llegar a cada vez más hispanos.

El documento con el título “Digno del nombre” (Worthy of the Name), busca responder de manera efectiva a los retos que las escuelas católicas enfrentan hoy en día.

“La visión es ambiciosa, pero con toda razón, ya que los problemas que enfrentamos son significativos y no pueden ser remediados sin soluciones claras”, señala la carta de presentación del documento, firmado por el Arzobispo Aquila y el Superintendente de Escuelas Católicas, Kevin Kijewski.

 

La misión: ser verdaderas escuelas católicas

Siendo el auténtico discipulado en las escuelas el elemento clave su plan de educación, el proceso de contratación de profesores para escuelas católicas será refinado e incluirá un enfoque más fuerte en asegurarse que los profesores contratados sean lo que el documento de visión refiere como “maestros-discípulos”. Esto también incluye a los administradores y a los candidatos que están discerniendo la profesión de ser profesores en escuelas católicas como una vocación y no sólo como un trabajo.

“Ser profesor en una escuela católica es una vocación”, señala el plan estratégico. “Los profesores –continúa el documento- deben esforzarse en poseer y comunicar una verdadera sabiduría cristiana y una virtud en la enseñanza”.

Para promover esta mentalidad de discipulado, la Oficina de Escuelas Católicas implementará para el personal de sus escuelas, programas de formación continua, así como un programa de tutoría.

 

Excelencia en todos los sentidos

Para mejor competir en el mercado educativo, la Oficina de escuelas católicas apoyará a las escuelas en el desarrollo de nuevos métodos e innovaciones para poder alcanzar las necesidades únicas de cada estudiante y proveer una más alta calidad educativa a sus estudiantes.

Otro pilar importante del área de “excelencia en todo sentido” es la implementación de una estrategia de marketing más efectiva, para compartir con el público los muchos beneficios que una escuela católica ofrece.

“Actualmente existen muchos aspectos de nuestras escuelas que las hacen muy atractivas, sin embargo estos no son conocidos fácilmente por la comunidad, de manera especial por familias de alumnos potenciales”, señala el documento.

 

Un mayor alcance a la comunidad hispana

“Digno de su nombre”, también se dirige a la creciente población latina en Denver, así como a otros grupos de inmigrantes, buscando implementar iniciativas que incrementen el acceso de estas comunidades a las escuelas católicas.

“El futuro de la Iglesia católica está unida a esta población creciente”, dice el plan, por ello, la Oficina de Escuelas Católica lanzará esfuerzos especiales que aseguren que la comunidad hispana y la población inmigrante tengan acceso a la educación católica y que este sector demográfico esté mejor representado en las escuelas católicas.

Para asegurarse de tener un mayor alcance a la comunidad hispana, la Oficina de Escuelas Católicas creará una nueva posición. Se trata de un director de alcance latino, y su misión consistirá en coordinar y liderar esfuerzos para atraer y mantener estudiantes hispanos en todas las escuelas católicas.

Así también, aquellos que ocupen posiciones de liderazgo serán entrenados en entender la cultura y la fe de los latinos, además habrá un esfuerzo consiente en tener y formar líderes que sean parte de esta comunidad.

Para poder hacer más accesible la educación católica, se ofrecerá un descuento como incentivo a los profesores que tengan hijos matriculados en escuelas católicas, así como a las familias que matriculen a varios hijos.

Así mismo se planteará un nuevo modo de hacer el presupuesto y la búsqueda de fondos, para que las escuelas se revitalicen y se pueda aumentar el salario de manera prudente a los profesores.

 

 * Esta nota fue realizada gracias a la colaboración de Aaron Lambert.

Próximamente: Avanza la investigación de imagen de la virgen que llora en Nuevo México

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por Jaime Septién. Aleteia.org

Si el fenómeno es un engaño “no estamos seguros de cómo se haría, físicamente” dice el obispo de Las Cruces

Una historia de lágrimas –o de aceite de oliva—ha estado corriendo por todas las publicaciones católicas de Estados Unidos. Sucedió con una escultura de bronce de la Virgen de Guadalupe, en la parroquia que lleva su mismo nombre, en el pueblo de Hobbs, Nuevo México.

La parroquia, perteneciente a la diócesis de Las Cruces ha sido visitada ya por muchos peregrinos, pues feligreses informaron, desde mayo pasado, que habían visto que un líquido fluía de los ojos de la Virgen morena.

El obispo Oscar Cantú dijo al periódico Las Cruces Sun-News que se había enviado una muestra del fluido para su análisis científico que determinó que se trata de aceite de oliva, “un aceite de oliva perfumado”.

“Algunos de los testigos afirmaron que olía a rosas, por lo que puede ser algo similar al aceite que bendigo y consagro cada año y que usamos para el bautismo, para las confirmaciones y para la ordenación de los sacerdotes”, agregó el obispo Cantú.

La diócesis de Las Cruces –una de las diócesis con mayor porcentaje de habitantes católicos de origen hispano en Estados Unidos– todavía se encuentra investigando de dónde podría haber provenido el aceite.

“Examinamos el interior de la estatua hueca. No hay nada en el interior que se suponga que no debe estar allí, a excepción de las telarañas. Entonces tomamos fotos; lo examinamos”, dijo el obispo de Las Cruces al rotativo.

Los “frutos” de las lágrimas

Más adelante, agregó que los oficiales se habían contactado con los fabricantes de la estatua para ver si algún fluido o cera podría haber permanecido dentro de la estatua después de haberla lanzado. “En ese proceso, nos aseguraron que no habría posibilidad de que quedara humedad en el bronce”, subrayó el prelado.

El obispo Cantú aseguró que, incluso, si el fenómeno es un engaño “no estamos seguros de cómo se haría, físicamente”.

“Es bronce endurecido. Hemos examinado el interior y no hay nada en el interior”, agregó. Y más adelante dijo: “Si la Iglesia llega a la conclusión de que es un milagro, debe decidir si es de Dios o de un espíritu maligno. Ellos decidirán eso en base a los ‘frutos’ del fenómeno”.

“He leído la mayoría de esos testimonios escritos, y son historias de tremenda fe, personas que han estado lidiando con terribles sufrimientos en sus vidas y han sentido un tremendo consuelo espiritual por el hecho de que María camina con nosotros en nuestras lágrimas”, dijo el obispo Cantú.

“No puedo evitar pensar en mi propio derramamiento de lágrimas por la gente pobre que viene a nuestra frontera, huyendo de situaciones que amenazan la vida. Las lágrimas de esos niños que están separados de sus padres. Hay muchas razones por las que derramaríamos lágrimas, y Dios está con nosotros en esos momentos”.

A los testimonios de conversión y de beneficio espiritual se suman los reportes de los fieles presentes en el momento de las lacrimaciones y ahora los hallazgos de los análisis químicos practicados al líquido obtenido de la imagen.