¿Es válido para un católico asistir a cualquier culto cristiano?

Esta pregunta tiene mucho fondo que no es posible agotar en unas cuantas palabras.

Lo abordaré desde la perspectiva eclesiológica.

Vamos al Vaticano II. Al abordar la reflexión eclesiológica del Concilio Vaticano II no se puede dejar de considerar que el propósito del Concilio fue buscar una mayor fidelidad de la Iglesia a Cristo, fidelidad a su ser y a su misión en el mundo.

La Iglesia no sólo puede ser vista desde una perspectiva jurídica o sociológica. Ella no es, principalmente, una realidad de este mundo. La Iglesia es un misterio. Una realidad que tiene su origen en Dios pero vive en este mundo. Esa realidad de la Iglesia es expresada ya en los primeros números de la Constitución sobre la Iglesia. Así, el número 2 de la Lumen gentium dice:

[El Padre] determinó convocar a los creyentes en Cristo en la Santa Iglesia, que fue ya prefigurada desde el origen del mundo, preparada admirablemente en la historia del pueblo de Israel y en el Antiguo Testamento, constituida en los últimos tiempos, manifestada por la efusión del Espíritu Santo, y que se perfeccionará gloriosamente al fin de los siglos.

La Iglesia es, pues, un misterio que tiene su origen en el Padre que, desde el inicio del mundo, pensó en ella para que se desarrolle en el mundo y se perfeccione al fin de los siglos. Es una realidad que tiene a Dios como origen y destino.

La Iglesia y la Trinidad: La relación Iglesia y Trinidad es una hermosa verdad que el Concilio pone a la luz. La Iglesia tiene una relación estrecha y constitutiva con la Santísima Trinidad. Los primeros números de Lumen gentium presentan con fuerza esta verdad. El número 2 deja en claro que el designio que da origen a la Iglesia es un designio del Padre. Lumen gentium presenta al Padre como Aquel que creó el mundo libérrimamente, le ofrece salvación después de la caída del hombre, elige y predestina para la salvación y convoca a los creyentes en la Santa Iglesia. Esta idea está presente también en otros documentos conciliares.

El carácter trinitario de la Iglesia hace que ésta tenga una relación con cada una de las personas divinas. El Padre tiene una relación con la Iglesia en cuanto de Él depende el designio salvífico; por voluntad del Padre es constituida la Iglesia como Pueblo de Dios en continuidad y discontinuidad con el Pueblo de la Antigua Alianza; la Iglesia es la viña del Padre, la familia de Dios, el pueblo de Dios.

Pero la Iglesia tiene también una relación constitutiva con Cristo, es suya, su Cuerpo, la prolongación de su misión en el mundo, hay que tener presente que «del costado de Cristo dormido en la cruz nació “el sacramento admirable de la Iglesia entera”.

La relación con el Espíritu Santo es también fuertemente subrayada, Él es quien santifica continuamente a la Iglesia, Él habita en ella, la guía, la conduce a la verdad y la unifica en comunión y ministerio.

Una recuperación importante del Vaticano II ha sido la vinculación constitutiva de la Iglesia con la Santísima Trinidad.

Se puede hablar mucho más de lo que es la Iglesia, pero bastan estas pocas palabras para darse una idea de lo grande que es la Iglesia ante los ojos de Dios y ante nosotros mismos. Estoy hablando de la Iglesia Católica que es la Iglesia fundada por Jesucristo, no tiene sentido ir a otras iglesias, esto representaría una ofensa a la Iglesia verdadera de Cristo y al mismo tiempo una falta de respeto para las otras denominaciones cristianas, pues no es correcto asistir a un culto cuando no se tiene la fe que se celebra.

Tus preguntas o dudas de fe las puedes expresar en el mail elpueblo@archden.org

Próximamente: Informe indica que los servicios de Planned Parenthood están en declive

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Los manifestantes de la Marcha por la Vida que se realizó en el Capitolio de Colorado el pasado sábado 13 de enero, deben sentirse más motivados en su lucha por defender la vida desde su concepción hasta la muerte natural, después de ver el informe anual de Planned Parenthood,

El informe, publicado en la víspera de Año Nuevo, indica una disminución continua de los servicios no relacionados con el aborto que ha tenido una tendencia a la baja en los últimos cinco años.

En un boletín electrónico enviado por el grupo pro-vida The Susan B. Anthony List, se muestra una serie de estadísticas donde se enseña que los otros servicios médicos que supuestamente fueron ofrecidos por Planned Parenthood y que han ido reduciéndose gradualmente.

Los servicios totales ofrecidos por la organización se han reducido de aproximadamente 11’033.366 a 9’357.592. Los servicios de atención prenatal han disminuido en más del 60 por ciento. Los servicios de anticoncepción han disminuido por casi un millón.

El número de abortos realizados por Planned Parenthood se ha mantenido constante en los últimos cinco años. En ese período, realizaron más de 1.6 millones de abortos y se practicaron aproximadamente 126 abortos por cada referencia de adopción.

Sin embargo, aunque Planned Parenthood aún puede estar realizando la misma cantidad de abortos anualmente, el número total de abortos realizados está disminuyendo en todo el país.

Esto es un estímulo para los cientos de defensores de la vida que participaron en la marcha del 13 de enero.

“Aquí en Colorado, nuestro estilo de vida es de salud óptima. Nuestras mujeres son muy conscientes de lo que comen y beben, y se dan cuenta de que los anticonceptivos contienen hormonas que no son completamente seguros”, dijo Lynn Grandon, directora del programa de Respect Life Office en Catholic Charities de Denver. Muchas mujeres están siendo conscientes y adoptando métodos naturales de una fertilidad que sea segura y efectiva.

La Marcha por la Vida estuvo a cargo de las mujeres de Endow, que  busca estudiar el tema de la dignidad de la mujer en el pensamiento de San Juan Pablo II.