Es el momento del liderazgo latino en la Iglesia en Estados Unidos, dijo el Arzobispo de Filadelfia

Mayé Agama

WASHINGTON D.C. (ACI/EWTN Noticias).- El Arzobispo de Filadelfia (Estados Unidos), Mons. Charles Chaput, afirmó que el origen latinoamericano del Papa Francisco ha tenido un impacto “muy relevante para los Estados Unidos” y ha destacado  “la importancia de la comunidad latina en nuestro país y prácticamente clama a una invitación del liderazgo latino católico”.

Así lo expresó durante una conferencia en el “Catholic Association of Latino Leaders”, donde abordó la situación de los estadounidenses hispanos y su relación con la Iglesia en el país.

En su ponencia, el Prelado se refirió a un estudio realizado este año por la Fundación Pew que revela que la mayoría de hispanos en los Estados Unidos siguen siendo católicos, sin embargo, el número ha ido descendiendo. “Sólo alrededor del 55 por ciento de los aproximadamente 35,4 millones de adultos latinos de la nación ahora se identifica como católico. Alrededor del 22 por ciento son protestantes y el 18 por ciento son religiosamente no afiliados”.

Asimismo, “menos de la mitad de los hispanos menores de 30 años son católicos (45 por ciento), en comparación con alrededor de dos tercios de las personas de 50 años o más (64 por ciento)”. Además, mientras que los latinos mayores de 50 años que abandonan la Iglesia ingresan a grupos protestantes, “la gran mayoría de los Millennials latinos que abandonan tienden a convertirse en ‘no afiliado’”.

Sin embargo, advirtió, “irónicamente, mientras que el porcentaje de hispanos que se identifican como católicos ha disminuido, los hispanos siguen representando una proporción cada vez mayor de los católicos estadounidenses. A partir de 2013, un tercio de todos los católicos de Estados Unidos es hispano”, lo que ratifica que en los próximos años la Iglesia en los Estados Unidos va a seguir dependiendo más de ellos.

Efecto Francisco

En ese sentido, Mons. Chaput destacó el efecto que ha tenido en cada Iglesia local la elección del Papa Francisco. En Argentina, indicó, se ha duplicado el número de fieles que van a Misa. En Chile y México las asistencias han crecido entre 15 a 20 por ciento.

Sin embargo, aunque en Estados Unidos los medios han tendido a minimizar el “efecto Francisco”, lo cierto es que se trata de algo “muy relevante para los Estados Unidos”.

“¿Por qué? Debido a que la elección de un Papa de América Latina pone de relieve dramáticamente la importancia de la comunidad latina en nuestro país, y prácticamente clama una invitación al liderazgo latino católico”.

“Creo que estamos en un muy poderoso ‘momento latino’ en nuestra Iglesia”, afirmó Mons. Chaput, quien destacó la devoción de los católicos latinos en sus países de origen. “Los latinos tienden a ser profundamente devocionales. Es imposible visitar un país de América Latina sin estar constantemente encontrando símbolos católicos en la plaza pública”, destacó.

“Yo creo que el Papa Francisco ha abierto para nosotros – los católicos de los Estados Unidos – una ventana crucial de oportunidad. Más que nunca, los latinos, que han amado tradicionalmente a la Iglesia Católica, deben sentir que la Iglesia es su casa y tienen un papel vital en su misión”.

En ese sentido, pidió a los obispos servir más a los latinos celebrando más Misas en español, pues casi la mitad de los hispanos “prefieren asistir a las Misas en español, sobre todo cuando la liturgia se celebra con la verdadera belleza y la dignidad”.

Además, invitó a reforzar la catequesis, pues “una gran mayoría de la comunidad latina clama con el mismo deseo y frustración con que el siervo real etíope expresó a Felipe en los Hechos de los Apóstoles: ‘¿Cómo puedo entender si nadie me lo explica?’”.

Finalmente, Mons. Chaput llamó a ser “mensajeros y guardianes” que aprovechan esta oportunidad para la comunidad católica latina y la Iglesia en Estados Unidos.

Próximamente: El sexo en la adolescencia. La familia sí hace la diferencia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Giuliana Caccia Arana

Pese a todo lo que podemos pensar sobre la conducta sexual de los jóvenes hoy, les tengo una noticia: Un reciente estudio realizado por los Centros de Control de Enfermedades, la CDC, de los Estados Unidos, que realizó entre los años 2011 y 2015, arroja unos resultados bien interesantes. Pero yo me voy a centrar principalmente en uno.

“El porcentaje de adolescentes norteamericanos que confiesa haber tenido relaciones sexuales ha continuado cayendo desde los años 80”.

Y voy a leer: “Según este estudio, si en 1988 el porcentaje de varones de 15 a 19 años, que se había iniciado en el sexo, ascendía al 60%, en el 2015 había descendido al 44 %. En cuanto a las muchachas que en el primer año mencionado, es decir en 1988, exhibían un 51%, en el segundo, es decir en el 2015, ya cifraban 7 puntos porcentuales menos”.

Pero lo más interesante que describe este estudio es una de las razones por las cuales ha decrecido este porcentaje. Inclusive los mismos investigadores se sorprendieron al descubrir que los valores morales tenían mucho que ver con el cambio de conducta.

Y dice así: “Al abordar los motivos de la decisión de no tener relaciones sexuales, el hallazgo es que los valores morales con todo y el omnipresente bombardeo de mensajes sobre sexo, continúan perfilando los puntos de vista de los más jóvenes respecto a la sexualidad”.

Así, la principal razón que daban las chicas por no haber tenido relaciones sexuales, fue que iba en contra de sus convicciones morales o religiosas. Y para los chicos la principal razón fue que no habían encontrado aún a la persona indicada.

Entre los resultados también se encontró un temor importante a contraer enfermedades de transmisión sexual, que bordea el 70%.

Pero hay un punto que a mí me llamó mucho la atención y fue que mucho de los chicos encuestados dijeron que para ellos era muy importante el rol que cumplía su familia. Sí, su familia.

Las chicas, sobre todo, manifestaron que aquellas que vivían con sus padres biológicos, manifestaron con mayor rotundidad que las otras que vivían solo con uno de los padres o con ninguno, que quedar embarazada les causaría mucha angustia.

Esto dice algo: ¿Cuál es el rol de los padres para poder educar a nuestros hijos de la mejor manera cuando hablamos de sexualidad? Nuestros hijos nos necesitan y nuestros hijos confían en nosotros y en esos valores que les vamos a transmitir.

Los padres de familia tienen que estar ahí para ayudar a los jóvenes en desarrollar su conducta ética y que sepan diferenciar lo que es el verdadero amor de una simple atracción, que sepan discriminar entre lo que es una relación buena y una tóxica, que sepan diferenciar entre lo que es una actitud ética y la que no lo es.

Nuestros hijos se ven sometidos a una presión social y cultural muy fuerte y debemos enseñarles a ir contracorriente.