El legado desconocido de la Madre Cabrini, tras cien años de su muerte

El papel de la santa en la fundación de la primera comunidad católica italiana inmigrante de Denver

El estado de Colorado ha declarado oficialmente el 22 de diciembre como el “Día de Santa Francis Cabrini”, conmemorando el centenario de su muerte. Aunque la mayoría de los residentes de Colorado piensan en el santuario de la madre Cabrini en Golden cuando consideran la influencia de la santa, la parroquia, Our Lady of Mount Carmel de Denver es también una joya histórica de sus obras.

Fue en Denver donde ella se convirtió en una compañera cercana del padre Mariano Felice Lepore, un joven sacerdote que determinó construir una iglesia para los inmigrantes italianos.

La madre Cabrini consideró que el trabajo más pesado en Denver y en el oeste “se reservaba para los trabajadores italianos”. Ella llegó a Colorado para traer “las santas alegrías” a los pobres inmigrantes.

La comunidad italiana y la Iglesia que la madre Cabrini ayudó a unir ha mantenido su vivaz identidad italiana desde que fue fundada en 1891 como la sociedad del Monte Carmelo.

“Somos una parroquia nacional dentro de la arquidiócesis para todos los italianos, sin importar dónde viven”, dijo el padre Hugh Guentner, párroco de Our Lady Mount of Carmel en Denver. “Recibimos alrededor de 200 feligreses en nuestras misas mensuales en italiano y muchos de los nuevos parroquianos quieren regresar a sus raíces italianas”.

El padre Lepore construyó la primera iglesia Our Lady of Mount Carmel con la ayuda de los italianos inmigrantes que vinieron del norte de Denver en el siglo XIX, en un vecindario que luego fue conocido como la “pequeña Italia” donde una modesta iglesia fue dedicada en 1894. Después de que la iglesia fue destruida por un incendio en 1898, la comunidad trabajó duramente para construir una iglesia más sólida de yeso y a prueba de fuego, la cual fue dedicada en 1904 y que todavía se mantiene.

La madre Cabrini, junto con su nuevo párroco el padre Thomas Moreschini, y Frank Damascio, un parroquiano y contratista de Denver, lideraron el Proyecto para hacer una nueva iglesia y una hermosa casa para Dios. En ella pintaron frescos italianos, trajeron esculturas de mármol desde Italia y el exterior fue transformado en el estilo de iglesias del Antiguo Continente.

La iglesia de ladrillo, con cúpulas gemelas de cobre y con una campana de mil libras llamada “Maria del Carmelina”, es un “buen ejemplo del estilo renacentista romántico” y exhibe un significado cultural de larga duración y en curso en la comunidad italo – americana de los Estados Unidos”, dice el historiador Astrid Liverman.

Pero la influencia de la santa no acaba aquí. Ella también fundó una escuela parroquial en 1902 junto con cuatro religiosas. Le enseñaron a la segunda generación de inmigrantes a leer y a escribir correctamente en inglés.

Como las familias de los estudiantes y el colegio no tenían dinero para comprar materiales escolares , las hermanas hacían que los niños practicaran con los dedos en las ventanas heladas durante el invierno. Y como no podían pagarles, les llevaban comida a las hermanas mensualmente para que no pasaran hambre.

Para este día, muchas de las actividades parroquiales continuaron a estar fuertemente influenciadas por la herencia italiana de la Iglesia, desde el bazar anual en honor a la fiesta de Nuestra Señora del Carmen en julio hasta la procesión con su imagen que recorre el vecindario.

Los colodareños ahora pueden reconocer lo que los parroquianos han sabido por generaciones. A saber que Our Lady of Mount Carmel tiene una de las “historias más importantes de inmigración, fe y de una resiliente comunidad que acogió simultáneamente las tradiciones del viejo país y las oportunidades de la nueva tierra”:

Y Santa Francisca Cabrini estuvo allí para hacer esto realidad, dejando un legado de fe, esperanza y caridad.

 

Próximamente: Informe indica que los servicios de Planned Parenthood están en declive

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Los manifestantes de la Marcha por la Vida que se realizó en el Capitolio de Colorado el pasado sábado 13 de enero, deben sentirse más motivados en su lucha por defender la vida desde su concepción hasta la muerte natural, después de ver el informe anual de Planned Parenthood,

El informe, publicado en la víspera de Año Nuevo, indica una disminución continua de los servicios no relacionados con el aborto que ha tenido una tendencia a la baja en los últimos cinco años.

En un boletín electrónico enviado por el grupo pro-vida The Susan B. Anthony List, se muestra una serie de estadísticas donde se enseña que los otros servicios médicos que supuestamente fueron ofrecidos por Planned Parenthood y que han ido reduciéndose gradualmente.

Los servicios totales ofrecidos por la organización se han reducido de aproximadamente 11’033.366 a 9’357.592. Los servicios de atención prenatal han disminuido en más del 60 por ciento. Los servicios de anticoncepción han disminuido por casi un millón.

El número de abortos realizados por Planned Parenthood se ha mantenido constante en los últimos cinco años. En ese período, realizaron más de 1.6 millones de abortos y se practicaron aproximadamente 126 abortos por cada referencia de adopción.

Sin embargo, aunque Planned Parenthood aún puede estar realizando la misma cantidad de abortos anualmente, el número total de abortos realizados está disminuyendo en todo el país.

Esto es un estímulo para los cientos de defensores de la vida que participaron en la marcha del 13 de enero.

“Aquí en Colorado, nuestro estilo de vida es de salud óptima. Nuestras mujeres son muy conscientes de lo que comen y beben, y se dan cuenta de que los anticonceptivos contienen hormonas que no son completamente seguros”, dijo Lynn Grandon, directora del programa de Respect Life Office en Catholic Charities de Denver. Muchas mujeres están siendo conscientes y adoptando métodos naturales de una fertilidad que sea segura y efectiva.

La Marcha por la Vida estuvo a cargo de las mujeres de Endow, que  busca estudiar el tema de la dignidad de la mujer en el pensamiento de San Juan Pablo II.