El estatus migratorio de los padres ¿afecta la situación de los hijos?

Mavi Barraza

Muchos inmigrantes tienen inquietudes y temores sobre su futuro y el de sus hijos. Debido a esta situación las Escuelas Públicas de Denver (DPS por sus siglas en inglés) han compartido algunas preguntas y respuestas relacionadas con el tema de la inmigración y con el compromiso de proteger a los estudiantes de la discriminación e intimidación.

 

¿Qué efecto tiene en la educación de mi hijo el hecho de que sea indocumentado?

Ninguno. Los niños tienen el derecho constitucional de contar con acceso equitativo a la educación, independientemente de su propio estatus inmigratorio o del estatus de sus padres. Ni el presidente ni la legislación estatal o federal pueden quitarles este derecho.

¿Las Escuelas Públicas de Denver solicitan información sobre el estatus inmigratorio de los estudiantes cuando se inscriben en la escuela?

No; los distritos escolares públicos como DPS tienen la obligación de inscribir a los estudiantes, independientemente de su estatus inmigratorio y sin discriminar por motivo de su raza, color de la piel o nacionalidad.

¿El distrito escolar compartirá en algún momento el estatus inmigratorio de los estudiantes con los funcionarios federales de inmigración?

Como ya mencionamos, no preguntamos cuál es el estatus inmigratorio de los estudiantes cuando se inscriben en la escuela. Sin embargo, si nos enteramos de que un estudiante es indocumentado, no compartimos dicha información con el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS, por su sigla en inglés). Si recibimos alguna solicitud de información estudiantil, la oficina legal de DPS protegerá los derechos constitucionales y legales de todos los estudiantes de mantener su información confidencial.

¿Se les ha informado sobre alguna medida inmigratoria que vaya a ejecutarse en las instalaciones escolares?

Hasta la fecha, creemos que el gobierno federal aún se rige según las siguientes directrices, que identifican a las escuelas como lugares vulnerables en donde las medidas inmigratorias no deberían tener lugar.

¿Qué debo hacer si, como padre o tutor legal, me preocupa que me detengan mientras mi hijo se encuentra en clase?

Si algún padre es detenido durante las horas de clase, el Distrito utilizará a los equipos de respuesta ante crisis y emergencias para apoyar a los estudiantes. Le pedimos que actualice la información de contacto de emergencia de su estudiante, ya sea en la escuela o en el Portal para Padres.

¿Qué sucede si soy beneficiario de DACA?

La acción diferida para los llegados en la infancia (DACA, por su sigla en inglés) se basa en una orden presidencial. El nuevo presidente podría optar por rescindir dicha orden. Si usted es beneficiario de DACA, considere la posibilidad de comunicarse con un abogado de inmigración desde ya para que determine si usted puede mejorar su estatus inmigratorio.

¿Qué debo hacer si quiero obtener más información sobre mis derechos inmigratorios?

Solo los abogados de inmigración pueden proveerle asesoría precisa sobre su estatus inmigratorio y sobre cómo ejercer cualquier derecho legal con el que cuente. Para su seguridad, no solicite asesoría de notarios ni de otras personas que no sean abogados certificados de inmigración. Encontrará una lista de recursos disponibles aquí. Adicionalmente, puede buscar un abogado de inmigración de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración.

¿Qué hacen las Escuelas Públicas de Denver para garantizar que no se discrimine ni se intimide a ningún estudiante ni a ninguna familia por motivo de su raza, origen étnico, religión o nacionalidad? DPS cree firmemente en garantizar la equidad, que es uno de nuestros valores fundamentales. Implementamos normas que prohíben la discriminación e intimidación contra los estudiantes, las familias o los empleados por motivo de su raza, origen étnico, religión, nacionalidad y muchas otras clases protegidas.

¿Qué debo hacer si considero que mi estudiante o yo hemos sido víctima de discriminación o intimidación?

Informe de la situación de inmediato a su líder escolar o al superintendente. Puede presentar sus quejas o inquietudes mediante los formularios y procedimientos de la Norma AC del Consejo de Educación (haga clic aquí). Nos tomamos estas quejas muy en serio para garantizar que nuestras escuelas continúen siendo lugares seguros.

 

Próximamente: El sexo en la adolescencia. La familia sí hace la diferencia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Giuliana Caccia Arana

Pese a todo lo que podemos pensar sobre la conducta sexual de los jóvenes hoy, les tengo una noticia: Un reciente estudio realizado por los Centros de Control de Enfermedades, la CDC, de los Estados Unidos, que realizó entre los años 2011 y 2015, arroja unos resultados bien interesantes. Pero yo me voy a centrar principalmente en uno.

“El porcentaje de adolescentes norteamericanos que confiesa haber tenido relaciones sexuales ha continuado cayendo desde los años 80”.

Y voy a leer: “Según este estudio, si en 1988 el porcentaje de varones de 15 a 19 años, que se había iniciado en el sexo, ascendía al 60%, en el 2015 había descendido al 44 %. En cuanto a las muchachas que en el primer año mencionado, es decir en 1988, exhibían un 51%, en el segundo, es decir en el 2015, ya cifraban 7 puntos porcentuales menos”.

Pero lo más interesante que describe este estudio es una de las razones por las cuales ha decrecido este porcentaje. Inclusive los mismos investigadores se sorprendieron al descubrir que los valores morales tenían mucho que ver con el cambio de conducta.

Y dice así: “Al abordar los motivos de la decisión de no tener relaciones sexuales, el hallazgo es que los valores morales con todo y el omnipresente bombardeo de mensajes sobre sexo, continúan perfilando los puntos de vista de los más jóvenes respecto a la sexualidad”.

Así, la principal razón que daban las chicas por no haber tenido relaciones sexuales, fue que iba en contra de sus convicciones morales o religiosas. Y para los chicos la principal razón fue que no habían encontrado aún a la persona indicada.

Entre los resultados también se encontró un temor importante a contraer enfermedades de transmisión sexual, que bordea el 70%.

Pero hay un punto que a mí me llamó mucho la atención y fue que mucho de los chicos encuestados dijeron que para ellos era muy importante el rol que cumplía su familia. Sí, su familia.

Las chicas, sobre todo, manifestaron que aquellas que vivían con sus padres biológicos, manifestaron con mayor rotundidad que las otras que vivían solo con uno de los padres o con ninguno, que quedar embarazada les causaría mucha angustia.

Esto dice algo: ¿Cuál es el rol de los padres para poder educar a nuestros hijos de la mejor manera cuando hablamos de sexualidad? Nuestros hijos nos necesitan y nuestros hijos confían en nosotros y en esos valores que les vamos a transmitir.

Los padres de familia tienen que estar ahí para ayudar a los jóvenes en desarrollar su conducta ética y que sepan diferenciar lo que es el verdadero amor de una simple atracción, que sepan discriminar entre lo que es una relación buena y una tóxica, que sepan diferenciar entre lo que es una actitud ética y la que no lo es.

Nuestros hijos se ven sometidos a una presión social y cultural muy fuerte y debemos enseñarles a ir contracorriente.