El aporte de los fieles cambió la vida de Cinnia

Carmen Elena Villa

Cinnia Urquidi llegó de Chihuahua, México, en 1996. Tenía 20 años y había dejado la escuela años atrás, cuando cursaba la primaria. Al llegar a vivir a Estados Unidos conoció y se enamoró de Juan Hinojos, también mexicano, y se fueron a vivir juntos. La práctica de la fe católica, que había conocido de pequeña, estaba en un segundo plano.

Luego ingresó a Cursillos de Cristiandad y fue así como conoció Centro San Juan Diego, el cual fue para ella como una “tabla de salvación” que en el 2013 le permitió cursar la preparatoria, y después iniciar la Licenciatura en Ciencias Religiosas, en convenio con la universidad Anáhuac de Ciudad de México.

Cinnia se casó por la Iglesia, y hoy está a punto de iniciar su quinto y último año de licenciatura. Sueña con hacer un doctorado y aplicar sus conocimientos “para que muchos alcancen la salvación”.

Personas como ella han podido salir adelante gracias a la ayuda financiera que le ha ofrecido la Arquidiócesis de Denver. “Con lo que nosotros aportamos no alcanzaría ni para pagar la luz”, dice entre bromas.

El testimonio de Cinnia es uno de los que aparecen en el video en español de la Colecta Anual del Arzobispo, que este año tiene como lema “La alegría, el poder y la gracia de dar”.

Con el dinero que aportan los fieles de la Arquidiócesis de Denver a la colecta, se financia el trabajo que se realiza tanto en el centro pastoral Saint John Paul II como en Centro San Juan Diego. También se apoya a más de 40 distintos ministerios, como los de Caridades Católicas que ayudan especialmente a la mujer, conocidos como Casa Gabriel y Marisol Homes.

Asimismo, la colecta sirve para la formación de los futuros sacerdotes que se preparan en los seminarios Saint John Vianney y Redemptoris Mater.

Previo a la licenciatura, Cinnia y su esposo estudiaron otros cursos en Centro San Juan Diego como Agentes de pastoral y Fundamentos de la fe. “¿Cómo pudo estar esto tan oculto?”, se preguntó cuando empezó a aprender más de Dios. “¡Yo ni lo imaginaba!”, dice Cinnia todavía sorprendida.

“Tenemos un tesoro en Centro San Juan Diego y mucha gente no lo ha descubierto aún. El trabajo que hacen es muy profesional, los sacerdotes y los que ofrecen las charlas dan todo de sí y el trabajo está apoyado por el Arzobispo”, indica. “Cuando empecé a estudiar comencé a ponerme en los zapatos de los israelitas y a ver todo lo que Dios ha hecho por mí”, asegura. “Es prepararnos como católicos para conocer la fe y poder así enseñarla, más que defenderla. Para amar a Dios”.

Son muchas las vidas que, como la de Cinnia, han cambiado gracias a la donación generosa de los fieles que quieren que la labor de la Iglesia en el norte de Colorado se extienda y dé muchos más frutos. “Yo andaba sola buscando algo en qué creer, dónde poner mi confianza. Cuando llegué aquí, Centro San Juan Diego me dio todo para conocer a Dios ¿Cómo no agradecer si me está dando la salvación y diciendo por dónde ir para llegar a Dios? Quien contribuye con la Colecta Anual del Arzobispo está ayudando a que muchas almas se salven”, concluye Cinnia.

Para apoyar la misión de la Arquidiócesis visite www.archden.org/givetoday o llame al (303) 715-3111.

Próximamente: ¿Qué tan fieles son las series de la Biblia?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Respuesta a la pregunta formulada por la lectora Dora Alfaro

Durante estos últimos meses en las cadenas de televisión en español se han estado transmitiendo series relacionadas al libro del Éxodo de las Sagradas Escrituras. Me refiero concretamente a la serie de TV sobre Moisés y luego la serie sobre Josué (La Tierra Prometida). La gente se pregunta ¿qué tan fieles son estos programas a la verdad contenida en la Biblia?

De acuerdo al contenido de la Biblia, Dios desea que crezcamos en el conocimiento de su voluntad (Ef 5,17; 2 Pe. 3,18). Para esto tenemos el ejemplo de Jesucristo (1 Pe 2,21), el cual vino a esta tierra para un propósito especial: Hacer la voluntad de Dios (Hch 10,7). Cada uno de nosotros hemos sido capacitados por Dios para poder llevar acabo su voluntad por medio del estudio de su Palabra (Hch 13,20-21). Hablar conforme a las palabras de Dios significa que se analizará el texto correctamente, poniendo atención a todos los detalles de información que el texto provea. Por lo tanto, Dios desea que se conozca su voluntad y conociendo su voluntad ponerla en práctica en la vida diaria.

Interpretar la Biblia es algo de suma importancia. Si no se pone atención a ciertos principios de interpretación uno terminará torciendo la Biblia, quiere decir, ya sea por ignorancia, o por voluntad propia, ya que ambos casos suelen suceder. Existen ciertos grupos que “usan” la Biblia para sus propios intereses, tomando pasajes de las Escrituras, en este caso para lucrar con ellos, interpretan la Biblia no conociendo los principios de la exégesis o de la hermenéutica para que se pueda interpretar la Biblia de una manera correcta, de acuerdo a la inspiración que el Espíritu Santo infundió al escribirla.

Lo que estas series de TV han hecho es tomar los pasajes de la Sagrada Escritura y plasmarlos en un forma novelesca y romántica, y aunque tienen algunos elementos en común con las Sagradas Escrituras, en otros los alejan de la verdad esencial de la Revelación presente en la Palabra de Dios, creando más bien una novela (de “amor”) y no exponiendo la verdad revelada por Dios para la salvación de los hombres.

La difusión de estos programas puede que se hayan regido por los intereses económicos y no por un dar a conocer las Sagradas Escrituras como fuente de vida. Los productores de estas series televisivas no han usado la exégesis que es la herramienta para la explicación o la interpretación de un texto o pasaje bíblico con la aplicación seria y formal de los principios y reglas para llegar a la interpretación de las Sagradas Escrituras tales como el análisis histórico, el autor, los posibles lectores, la fecha de composición, el escenario, el propósito del autor, las influencias culturales y sociales. El análisis literario es el análisis de los diferentes géneros literarios presentes en el texto. Hay que prestar atención al contexto, es decir al texto en sí mismo y al entorno, el contexto inmediato del texto se refiere a los versículos/párrafos, a capítulos e incluso al libro entero al que pertenece. Tenemos la responsabilidad de no agregar más de lo que el texto nos dice, dándole una interpretación que el texto no provee.

Podemos deducir de lo anterior que no se debe dar crédito a lo que se presenta en estos programas de televisión y solo se podría tomarlos como fuente de “entretenimiento” que no es fiel a lo que la Biblia nos enseña, como unas novelas más que no tienen nada que ver con la Voluntad de Dios para nuestras vidas, que obedecen a propósitos económicos y no siguen el plan de salvación que Dios tiene para los hombres.