Educación sin fronteras: Estudia una licenciatura o maestría en línea a costo asequible

Amigo Hispanoamericano, CSJD y la UPAEP te brindan la oportunidad de extender tus horizontes a través de la educación.

Mavi Barraza

Para muchos de los migrantes llegados a este país el sueño de comenzar o terminar una carrera profesional se vio truncado por múltiples razones, por no poseer los fondos económicos, el tiempo, la documentación necesaria o incluso por el idioma. Conociendo esta necesidad de la comunidad hispana en Colorado, la Arquidiócesis de Denver por medio de Centro San Juan Diego (CSJD) ha hecho posible, a través de una alianza con la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), que los hispanos interesados en comenzar o continuar una carrera tengan la oportunidad de estudiar en línea y con una tarifa asequible.

Fotos de Mavi Barraza

Como ejemplo y motivación para aquellos que estén interesado en cursar una carrera en UPAEP en línea, les compartimos el evento de entrega de premios de CSJD y UPAEP el pasado viernes 22 de junio donde ambas entidades tuvieron el honor de reconocer el sacrificio y entrega de 10 estudiantes a quienes, por su esmero y dedicación, les fue entregado el premio académico Cruz Forjada. Este es un reconocimiento al esfuerzo de los estudiantes de licenciatura en diferentes carreras.

Para hacerse acreedor al premio, cada estudiante deber haber cursado y aprobado al menos cinco asignaturas, tener un promedio de 9.70 o superior en el periodo escolar correspondiente.

La alumna Leticia Morales Domínguez, compartió su testimonio con los presentes y motivó a las personas -con su ejemplo- a lograr sus metas ya que además de ser madre recibió múltiples reconocimientos.

Para hacer entrega de los premios, además de Juan Carlos Reyes, director de CSJD, estuvieron presentes autoridades de la UPAEP: El secretario general de UPAEP el maestro José Antonio Llergo Victoria; la directora de UPAEP online, la maestra Luz María Padilla Castillo y el secretario general emérito, el ingeniero Vicente Pacheco Ceballos.

“Estoy y me voy muy impresionado de lo que hemos llegado a lograr en la alianza con la Iglesia y me siento muy orgulloso de ver la entrega de los estudiantes. Hemos llegado a lo que son los orígenes y la misión de la universidad”, dijo muy emotivamente el secretario emérito quien es uno de los fundadores de la universidad.

CSJD y la UPAEP comenzaron su alianza en el 2012. El año pasado, Mónica Chávez, primera estudiante producto de esta alianza obtuvo su licenciatura y este año están por titularse 5 estudiantes más.

Según el secretario general de la universidad, el titulo tiene una validación tanto en México como en Estados Unidos. Los costos son asequibles ya que la licenciatura en línea cuesta $9,000 y el tiempo promedio para completarla es de 4 años; el de la maestría de dos.

Este programa de estudio está abierto a cualquier ciudadano hispanoamericano que hable español, y los requisitos a presentar para la inscripción son: título de bachillerato o GED, (que también puede obtenerse en CSJD), documentos de identidad personal que lo acredite como la persona que dice ser: El acta de nacimiento, credencial de elector, pasaporte, etc.

Luz María Padilla dijo al Denver Catholic que estudiar una carrera les brinda a las personas una ventana de oportunidad más grande, ya sea quedándose en Estados Unidos o regresando a sus países de origen. “Tenemos un estudiante egresado de derecho que decidió regresar a México en el último semestre de la carrera porque no pudo solucionar su situación migratoria, actualmente trabaja en la universidad y ya está llevando sus propios casos”, dijo la maestra.

Para más información sobre las carreras en línea, visita el sitio web de Centro San Juan Diego https://centrosanjuandiego.org/ o comunícate con Laura Becerra al 303-282-3370.

Próximamente: Avanza la investigación de imagen de la virgen que llora en Nuevo México

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por Jaime Septién. Aleteia.org

Si el fenómeno es un engaño “no estamos seguros de cómo se haría, físicamente” dice el obispo de Las Cruces

Una historia de lágrimas –o de aceite de oliva—ha estado corriendo por todas las publicaciones católicas de Estados Unidos. Sucedió con una escultura de bronce de la Virgen de Guadalupe, en la parroquia que lleva su mismo nombre, en el pueblo de Hobbs, Nuevo México.

La parroquia, perteneciente a la diócesis de Las Cruces ha sido visitada ya por muchos peregrinos, pues feligreses informaron, desde mayo pasado, que habían visto que un líquido fluía de los ojos de la Virgen morena.

El obispo Oscar Cantú dijo al periódico Las Cruces Sun-News que se había enviado una muestra del fluido para su análisis científico que determinó que se trata de aceite de oliva, “un aceite de oliva perfumado”.

“Algunos de los testigos afirmaron que olía a rosas, por lo que puede ser algo similar al aceite que bendigo y consagro cada año y que usamos para el bautismo, para las confirmaciones y para la ordenación de los sacerdotes”, agregó el obispo Cantú.

La diócesis de Las Cruces –una de las diócesis con mayor porcentaje de habitantes católicos de origen hispano en Estados Unidos– todavía se encuentra investigando de dónde podría haber provenido el aceite.

“Examinamos el interior de la estatua hueca. No hay nada en el interior que se suponga que no debe estar allí, a excepción de las telarañas. Entonces tomamos fotos; lo examinamos”, dijo el obispo de Las Cruces al rotativo.

Los “frutos” de las lágrimas

Más adelante, agregó que los oficiales se habían contactado con los fabricantes de la estatua para ver si algún fluido o cera podría haber permanecido dentro de la estatua después de haberla lanzado. “En ese proceso, nos aseguraron que no habría posibilidad de que quedara humedad en el bronce”, subrayó el prelado.

El obispo Cantú aseguró que, incluso, si el fenómeno es un engaño “no estamos seguros de cómo se haría, físicamente”.

“Es bronce endurecido. Hemos examinado el interior y no hay nada en el interior”, agregó. Y más adelante dijo: “Si la Iglesia llega a la conclusión de que es un milagro, debe decidir si es de Dios o de un espíritu maligno. Ellos decidirán eso en base a los ‘frutos’ del fenómeno”.

“He leído la mayoría de esos testimonios escritos, y son historias de tremenda fe, personas que han estado lidiando con terribles sufrimientos en sus vidas y han sentido un tremendo consuelo espiritual por el hecho de que María camina con nosotros en nuestras lágrimas”, dijo el obispo Cantú.

“No puedo evitar pensar en mi propio derramamiento de lágrimas por la gente pobre que viene a nuestra frontera, huyendo de situaciones que amenazan la vida. Las lágrimas de esos niños que están separados de sus padres. Hay muchas razones por las que derramaríamos lágrimas, y Dios está con nosotros en esos momentos”.

A los testimonios de conversión y de beneficio espiritual se suman los reportes de los fieles presentes en el momento de las lacrimaciones y ahora los hallazgos de los análisis químicos practicados al líquido obtenido de la imagen.