Desde el 13 de mayo, nueva Casa de ayuda para mujeres y niños en Denver

Mujeres embarazadas y madres de niños pequeños, podrán recibir ayuda y apoyo gratuitos

Lara Montoya

A partir del 13 de mayo, fiesta de Nuestra Señora de Fátima, el Proyecto Gabriel contará con una nueva casa de ayuda a la mujer. La casa funcionará en las instalaciones de Centro San Juan Diego y atenderá los martes y jueves desde las 9am hasta las 3pm. 

Se tiene previsto que el 29 de mayo, a las 11:00 a.m., Mons. Samuel Aquila bendiga la nueva Casa Gabriel.

Viviana Martínez, Coordinadora del Ministerio Hispano de la Familia, compartió su alegría ante esta iniciativa señalando que “abriendo esta quinta Casa Gabriel aquí, Centro reafirma su compromiso con la promoción de la vida y su respuesta concreta ante las necesidades materiales, espirituales y sociales de nuestros hermanos hispanos, particularmente las de las madres embarazadas solteras o con niños pequeños”, Martínez indicó además que “esperamos que las madres no sólo reciban ayuda material y espiritual  sino también consideren beneficiarse de los otros servicios que ofrece Centro”.

Centro tuvo este 31 de marzo su primera sesión informativa, “gracias  a Dios fue muy concurrida”, dijo Martínez, agregando que tienen potenciales voluntarios con muchas ganas de ayudar y servir, sin embargo enfatizó que están abiertos a recibir  nuevos voluntarios para esta quinta Casa Gabriel.

“Necesitamos tener todo listo para recibir a las mujeres embarazadas  y madres de niños pequeños, todo tipo de ayuda es bienvenida, ya sea para asistir a las madres cuando llegan al recinto, ayudar con la organización de las donaciones, orar por las mujeres que atendemos, etc.”, acotó Martínez.

Durante todo el mes de abril Centro recibirá donaciones de ropa de bebe, pañales de cualquier talla, pañitos húmedos, loción y champú de bebe y fórmula. Quien desee donar, puede hacerlo, pues la necesidad es muy grande.

Además el 26 de abril, se ofrecerá un entrenamiento para quienes quieran servir en este interesante proyecto pro-vida. El entrenamiento será de 8 a.m. a 3 p.m. en el Centro San Juan Diego (2830 Lawrence Street, Denver CO 80205).

Si quieres ser voluntario o tienes alguna donación comunícate con Viviana Martínez al 303.295.9470 ext. 101.

Próximamente: El sexo en la adolescencia. La familia sí hace la diferencia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Giuliana Caccia Arana

Pese a todo lo que podemos pensar sobre la conducta sexual de los jóvenes hoy, les tengo una noticia: Un reciente estudio realizado por los Centros de Control de Enfermedades, la CDC, de los Estados Unidos, que realizó entre los años 2011 y 2015, arroja unos resultados bien interesantes. Pero yo me voy a centrar principalmente en uno.

“El porcentaje de adolescentes norteamericanos que confiesa haber tenido relaciones sexuales ha continuado cayendo desde los años 80”.

Y voy a leer: “Según este estudio, si en 1988 el porcentaje de varones de 15 a 19 años, que se había iniciado en el sexo, ascendía al 60%, en el 2015 había descendido al 44 %. En cuanto a las muchachas que en el primer año mencionado, es decir en 1988, exhibían un 51%, en el segundo, es decir en el 2015, ya cifraban 7 puntos porcentuales menos”.

Pero lo más interesante que describe este estudio es una de las razones por las cuales ha decrecido este porcentaje. Inclusive los mismos investigadores se sorprendieron al descubrir que los valores morales tenían mucho que ver con el cambio de conducta.

Y dice así: “Al abordar los motivos de la decisión de no tener relaciones sexuales, el hallazgo es que los valores morales con todo y el omnipresente bombardeo de mensajes sobre sexo, continúan perfilando los puntos de vista de los más jóvenes respecto a la sexualidad”.

Así, la principal razón que daban las chicas por no haber tenido relaciones sexuales, fue que iba en contra de sus convicciones morales o religiosas. Y para los chicos la principal razón fue que no habían encontrado aún a la persona indicada.

Entre los resultados también se encontró un temor importante a contraer enfermedades de transmisión sexual, que bordea el 70%.

Pero hay un punto que a mí me llamó mucho la atención y fue que mucho de los chicos encuestados dijeron que para ellos era muy importante el rol que cumplía su familia. Sí, su familia.

Las chicas, sobre todo, manifestaron que aquellas que vivían con sus padres biológicos, manifestaron con mayor rotundidad que las otras que vivían solo con uno de los padres o con ninguno, que quedar embarazada les causaría mucha angustia.

Esto dice algo: ¿Cuál es el rol de los padres para poder educar a nuestros hijos de la mejor manera cuando hablamos de sexualidad? Nuestros hijos nos necesitan y nuestros hijos confían en nosotros y en esos valores que les vamos a transmitir.

Los padres de familia tienen que estar ahí para ayudar a los jóvenes en desarrollar su conducta ética y que sepan diferenciar lo que es el verdadero amor de una simple atracción, que sepan discriminar entre lo que es una relación buena y una tóxica, que sepan diferenciar entre lo que es una actitud ética y la que no lo es.

Nuestros hijos se ven sometidos a una presión social y cultural muy fuerte y debemos enseñarles a ir contracorriente.