Colorado rezará novena para terminar con el aborto

Así lo pidió el Arzobispo Aquila, confiando en la intercesión de la Virgen desatadora de nudos

Mayé Agama

Este domingo 28 de setiembre comenzará en todo Colorado, una novena de oración a la Virgen desatadora de nudos con el fin de pedir que interceda para que termine el aborto en el estado. Esta iniciativa ha sido lanzada por el Arzobispo Samuel J. Aquila, quien considera que “es necesario que católicos, cristianos y gente de buena voluntad hagamos todo lo que podamos para presionar por una solución legislativa a esta tragedia. Pero también tenemos queUndoer_forTopStory comprometemos con la dimensión espiritual de esta lucha por la vida”.

Así lo dijo en su columna semanal en el periódico Denver Catholic Register: “Pido a todos los fieles de la Arquidiócesis de Denver y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, que desde el 28 de septiembre al 6 de octubre se unan a mí en el rezo de la novena a Nuestra Señora Desatadora de Nudos, pidiéndole que interceda para terminar con el nudo del aborto en nuestro estado”.

Para aquellos interesados en rezar la novena, lo pueden hacer en las parroquias de la Arquidiócesis pero también la pueden encontrar en la web de la Arquidiócesis de Denver, www.archen.org

Reproducimos aquí la columna completa del Arzobispo Samuel J. Aquila

Muchos de ustedes se sorprenderán al saber que Colorado es uno de los 4 únicos estados sin un código de salud estándar para las clínicas de aborto, o sin ningún tipo de límite para cuando un no nacido puede ser abortado. En respuesta a esta espantosa situación, estoy invitando a católicos y a todas las personas de buena voluntad a que se unan a una campaña de oración, enfocada a terminar con las garras del aborto en nuestro estado y en nuestro país.

La semana pasada me enteré que la Secretaría de Estado de Colorado tiene una persona cuyo trabajo es monitorear que los salones de manicure estén en conformidad con una sección del código de salud del estado, escrita únicamente para ellos. Cuando hice un google de las regulaciones, eran largas y numerosas, incluyendo requisitos para los sistemas de ventilación, el tamaño de cada área de trabajo, tipos de equipos que deben o no usar, y la lista continúa.

Sin embargo, cuando se trata de las instalaciones en que mujeres tienen procedimientos altamente invasivos -y que además, es necesario decir, incluyen la eliminación de una vida indefensa e inocente– encontramos cero regulaciones que aseguren que al menos la salud de la madre esté protegida.

En Colorado vive también uno de los únicos cuatro abortistas del país que todavía realiza abortos tardíos. Esto se debe a que nuestro estado no tiene ningún límite legal que indique hasta cuándo se puede realizar un aborto, a pesar de que la comunidad médica considera que un niño no nacido es viable a las 24 semanas de gestación.

Es necesario que católicos, cristianos y gente de buena voluntad hagamos todo lo que podamos para presionar por una solución legislativa a esta tragedia. Pero también tenemos que comprometemos con la dimensión espiritual de esta lucha por la vida.

Recientemente me enteré, a través de una feligresa de la Parroquia Holy Ghost, sobre una novena (nueve días de oración) a Nuestra Señora Desata Nudos, que ella organizó el pasado junio, junto a un grupo pro-vida. La intención de esta novena fue pedir que se cerrara una mega-clínica de Planned Parenthood ubicada en Stapleton. Desde que la novena terminó, esta parroquiana me contó que uno de los trabajadores de la clínica había renunciado y que se ha presentado un juicio en contra de la clínica por presuntamente haber encubierto un abuso sexual.

Estos esfuerzos piadosos y pacíficos para terminar con el aborto, son un elemento esencial para la lucha  en defensa de los indefensos. Por eso pido a todos los fieles de la Arquidiócesis de Denver y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, que desde el 28 de septiembre al 6 de octubre se unan a mí en el rezo de la novena a Nuestra Señora Desata Nudos, pidiéndole que interceda para terminar con el nudo del aborto en nuestro estado. Seminaristas del Seminario Teológico San Juan María Vianney, se unirán  a este esfuerzo escribiendo reflexiones para la novena, que serán publicadas en nuestra página web: www.archden.org y estarán disponibles en las parroquias.

La razón por la que pedimos a María que interceda ante su hijo, bajo el título de Nuestra Señora Desata Nudos, tiene una interesante historia y está conectada con el Papa Francisco, quien trajo esta devoción a Argentina, desde Alemania, en 1980 cuando era el Arzobispo de Buenos Aires.

Esta devoción partió de la vida de un noble alemán del siglo XVII, Wolfgang Langenmantel, quien vio su matrimonio a punto de colapsar. Luego de una serie de reuniones con el sacerdote jesuita Jakob Rem, quién le aconsejaba cómo restaurar su matrimonio, el noble llevó su lazo de matrimonio a una Capilla de Nuestra Señora de las Nieves, cerca de Augsburg, Alemania. El p. Rem, que lo estaba esperando, tomó el lazo –usado para simbolizar en vínculo indestructible del matrimonio- lo elevó hacia la imagen de María, mientras desataba sus nudos de manera simbólica. Al desenredarlo, el lazo tomó el color de un blanco brillante, un signo de la intercesión de María por la solución de aquellos problemas que plagaban el matrimonio del noble, y que parecían imposibles de resolver.

El rol de nuestra Santa Madre, de ayudar a las personas a superar sus problemas, está enraizado en su ser la “nueva Eva”, la mujer que vencería a Satanás, según lo anunció Dios inmediatamente después de la caída. En palabras de San Ireneo, “el nudo de la desobediencia de Eva fue desatado por la obediencia de María”.

Acudimos a Nuestra Señora Desata Nudos porque el “nudo” del aborto en Colorado, requiere de la intervención Divina, así como del esfuerzo humano.

Durante este mismo  periodo de tiempo, tenemos la bendición de tener una segunda herramienta espiritual a nuestra disposición: se trata de una copia del ícono de Nuestra Señora de Czestochowa visitando la Arquidiócesis. Esta imagen está viajando alrededor del mundo como parte de la iniciativa “de océano a océano” y estará acá durante el mes del Respeto a la Vida.

Esta iniciativa es un acto de confiar la civilización del amor y de la vida en manos de la Madre de Dios, en un momento en el que el matrimonio y la vida, en todas sus etapas, están bajo ataque.

El ícono visitará varios lugares en la Arquidiócesis entre el 27 de septiembre y el 5 de octubre, incluyendo el centro para la mujer Lighthouse, que está ubicado frente a la clínica abortista Planned Parenthood.

Esta imagen particular de Nuestra Señora es conocida como “la Virgen Negra”, porque su rostro fue ennegrecido por los anti-católicos asaltantes husitas, que en 1430 cortaron e intentaron quemar el ícono. La imagen, como todos aquellos que experimentan las consecuencias del aborto, tiene una cicatriz, pero Nuestra Señora desea traer sanación a todos aquellos que la buscan.

Madre María, tú que protegiste la vida de Jesús en tu vientre, y la protegiste de los soldados de Herodes, venimos a ti para pedir que nos ayudes a desatar el nudo del aborto en nuestro estado y para que traigas sanación a todos aquellos que han sido heridos por este mal.

Próximamente: Pastores en la calle

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Roxanne King

En los últimos años, el Camino Neocatecumenal, un carisma de la Iglesia Católica que tiene como objetivo dirigir a la gente a madurar en la fe cristiana, ha anunciado, durante la Pascua, la Buena Nueva de Jesucristo en plazas públicas a través de la arquidiócesis. Este año, por primera vez, el proyecto de evangelización “Great Missión” (“La gran misión”) tuvo lugar en 16th Street Mall en el centro de Denver.

Desde el inicio, hace 35 años, el 16th Street Mall ha permanecido como una de las principales atracciones para los visitantes, donde llegan tanto turistas como personas del lugar al corredor de una milla de largo, que ofrece una variedad de restaurantes, tiendas y negocios.

“Era el lugar perfecto para la Gran Misión, dijo el sacerdote de Denver Grzegorz Wojcik, original de Polonia, quien fue parte del equipo del camino en la parroquia St. Louis en Englewood, y que anunció la Buena Nueva en el centro comercial. “¡Fue estupendo…enseñar [a la gente] que la Iglesia los está buscando”! dijo el Padre Wojcik, quien hoy es el párroco de St. William en Fort Lupton. “Esto demostró que aún en Denver, una ciudad moderna, Jesucristo va hacia ellos.

El 14 de mayo, el quinto domingo de Pascua, el equipo de Great Mission llevó a cinco sacerdotes católicos, quienes ofrecieron confesiones en el centro comercial.

“Nunca he visto eso antes, que el sacramento [de Reconciliación] venga a las calles”, dijo Flora Potter, miembro del equipo de Great Mission a quien se le asignó sostener una pancarta que decía: “Confesión disponible con un sacerdote católico, HOY”.

“Fue el momento de evangelización más increíble que he experimentado”, dijo Potter. “Llevar el amor de Cristo a la gente en la calle ¡Pastores, que huelen a oveja!”.

“Mientras la gente leía las palabras en la pancarta, sus caras expresaban sorpresa, incredulidad, tristeza, sufrimiento, alegría, ira, dolor, deleite, disgusto y gratitud ¡Me di cuenta de que esto era verdadera evangelización!”, dijo Potter.

“Fue llevar a Dios a las calles”, añadió, “donde la gente pudiera verlo”. El padre Wojcik dijo que la experiencia le recordó escenas de las Escrituras donde la gente pasa por su vida cotidiana y de repente, Cristo aparece.

“Jesús estaba presente ahí,” dijo el padre Wojcik. “Él los estaba buscando. Estaba dando felicidad, la oportunidad de ser libres”.

A pesar de la disponibilidad abundante de los sacerdotes, el padre Wojcik dijo que solo unas 20 personas aprovecharon la confesión.

“Las pocas personas que vinieron, a pesar de las distracciones del 16th Street Mall, fueron increíbles”, dijo.

“Fue un privilegio llevar a cabo este anuncio que cambia vidas”, afirmó. “¿Cómo puedes vivir de la misma manera después de saber que Jesús está aquí en 16th Street Mall, entre las calles 16th y Champa?”.

La mayoría de los transeúntes, dijo el sacerdote, consideraron curioso y entretenido el esfuerzo de evangelización.

“Algunos se pararon por un minuto o dos”, dijo. “Muchos tomaron fotos, pero muy pocos se quedaron a escuchar. Fue un gran descubrimiento: de que Jesús es como un espectáculo, como si no lo necesitaran. No hay tiempo para Jesús, tengo que vivir mi vida”.

Lo que pudo parecer tonto para muchas personas, no lo fue para el equipo de evangelización. “Pudimos hablar con estudiantes, indigentes, veteranos viviendo en casas de refugio, gente que vive en el centro que son afluentes”.

“Gente de toda clase social pasa por ahí”, dijo Sue Van Doren, coordinadora del equipo de 13 miembros de Great Mission de 16th Street Mall, que cuenta con el apoyo de una comunidad de unas 40 personas.

“Estamos anunciando la Buena Nueva de que Dios te ama y te conoce por tu nombre”, dijo. “Hubo oración, cantos y bailes -la gente de nuestra comunidad hablaba conaquellos que estaban en la calle ¡Fue maravilloso!”.

El esfuerzo no fue para hacer proselitismo o para o hacer nuevos miembros del Camino o católicos conversos , dijo el padre Wojcik.

“Fue para mostrar el rostro de Jesucristo”, dijo. “Para anunciar el Evangelio. Fue la Iglesia presente, recordándole a la gente el amor de Dios”.

“Como un faro que ilumina a los barcos que están en el mar”, añadió, “la gente no tiene que venir [a la Iglesia], si no que necesitan ver a Cristo [para que] puedan ser salvos”.

Traducido del original en inglés por Mavi Barraza.