Cuidado con el bullying ahora que los niños volvieron a clases

Psicóloga da consejos para que los padres estén alertas a este problema

Mayé Agama

Gabriela sufría de dolores de cabeza de una manera constante y se “enfermaba” muy a menudo. Pero cuando se dieron cuenta que la chiquilla estaba siendo víctima de abuso por parte de una de sus “amiguitas”, entonces comprendieron que había un motivo que causaba el problema de Gabriela. Sí, era acoso escolar o “bullying”.

Con el inicio del nuevo año escolar 2014-2015, muchos padres de familia también pueden experimentar preocupación respecto a sus hijos, deseando que estén bien, especialmente considerando los hechos ocurridos en el pasado. Sin ir muy lejos, en abril de este año se dio a conocer el caso de una jovencita de 12 años de edad residente de Montbello, que no soportó el acoso escolar y se suicidó.

Así pues, Raquel Villanueva compartió su preocupación y su testimonio con El Pueblo Católico, pues vivió en carne propia un episodio difícil con su hija Gabriela, quien sufrió de acoso escolar.

Según relata Raquel, la pequeña decía sentir dolores de cabeza constantes y se “enfermaba” seguido, hasta que un día, la hija mayor de Raquel presenció el abuso del que era víctima su hermana, de parte de una de sus “amiguitas”.

“Le preguntamos desde cuando la amiguita la llamaba gorda y en ese momento mi hija comenzó a llorar”, recordó Villanueva. “Entonces nos dimos cuenta que mi hija estaba siendo acosada”, agregó.  La hija de Raquel no se daba cuenta que estaba sufriendo de abuso escolar o “bullying”, ya que el tipo de abuso era más que nada psicológico y de exclusión social.

Al preguntarle a la pequeña acerca de su condición, ella aseguró ignorar que estaba sufriendo de “bullying”, ya que dijo no haber recibido ningún golpe o agresión de parte de sus compañeras de escuela.

“Esto es algo muy común que pasa con los chicos que reciben acoso psicológico”, dijo la psicóloga Jazmín Soto, quien se enfoca en terapia de comportamiento en menores. “Desafortunadamente los niños piensan que porque el abuso viene de parte de sus amiguitos o porque no hay golpes, no es bullying”, expresó la experta.

Tipos de Bullying

De acuerdo a Soto, el tipo de “bullying” más común entre los estudiantes es el psicológico y social. Los niños reciben intimidación, manipulación y amenazas, todo para fomentar el temor en la víctima. Por otra parte, también puede darse la exclusión social, y es cuando la víctima es ignorada y excluida del grupo.

“Muchos jóvenes son insultados o reciben apodos y menosprecio frente a sus compañeros, debido a su apariencia física, y éste es el acoso verbal. Pero el más agresivo de todos, es el bullying físico, donde las víctimas son golpeadas, reciben jalones o empujones e incluso, podría existir el abuso sexual”, afirmó la psicóloga. “Dentro de esta característica también se incluye el daño a las pertenencias de la víctima”, agregó.

Con el desarrollo de la tecnología surgió un nuevo tipo de “bullying”, conocido como ciberbullying. Este tipo de acoso se da por medio de las redes sociales: Twitter, Facebook, Chats, blogs, pero además a través de textos, correos electrónicos, entre otros.

Signos de alerta

Según la psicóloga, los signos más obvios son heridas inexplicables, daño a sus pertenencias, quejas frecuentes de malestares como dolor de cabeza, estómago, y los padres no deben tomar esto a la ligera. También deben estar atentos a cualquier cambio de comportamiento en el niño. Por ejemplo, cambios en hábitos alimenticios, dificultad para dormir, perdida de interés en las actividades escolares, depresión, baja autoestima o sentimientos de auto destrucción.

¿Quiénes están en mayor riesgo?

Al preguntarle a la terapeuta sobre los niños que pudieran estar en mayor riesgo de ser víctimas contestó: “Un chico que sea percibido por su compañeros como diferente, ya sea por su apariencia física o por alguna discapacidad, así como aquellos que son tímidos, inseguros o menos fuertes físicamente, son los más propensos a ser víctimas”, puntualizó.

Prevención

Para finalizar la psicóloga recomendó a los padres hablar con sus hijos desde temprana edad acerca del ‘bullying’. “Ayudar a que aprendan a identificar el abuso escolar y lo detengan a tiempo”. Además, deben estar involucrados en la escuela y saber con cuánta frecuencia ocurren abusos escolares, pensando qué se puede hacer para prevenirlos. “Pero lo más importante, es enseñar a los chicos a respetar y ser respetados y fomentar en ellos una interacción social positiva”, concluyó Jazmín Soto.

 

 

Próximamente: Memorias de la hermana Lucía

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Libro recomendado

Este libro es ideal para que los fieles preparen su corazón para la consagración de la Arquidiócesis de Denver al Inmaculado Corazón de María el próximo 13 de octubre. Está escrito por la mayor de los tres pastorcitos de Fátima: Lucía dos Santos, quien además fue la que vivió por muchos años más después de las apariciones. Mientras que Jacinta y Francisco Marto murieron a muy temprana edad (en 1920 y 1919 respectivamente), Lucía falleció en el año 2005 a los 98 años en el monasterio de Coimbra de las Carmelitas descalzas en Portugal.

La hermana Lucía, al escribir sus memorias, fue obediente a la petición de la Virgen de Fátima cuando le dijo que ella se quedaría viviendo más años en la tierra para “hacerme conocer y amar”. Lucía nos cuenta cómo vivieron los pastorcitos las cinco apariciones marianas y las apariciones previas del ángel de la luz. Nos deja ver detalles de la vida cotidiana como el gusto de Jacinta por el baile. También nos revela el drama que vivieron los pastorcitos cuando ni sus padres, ni el párroco de Fátima creyeron lo que ellos les contaron acerca de sus encuentros con la Virgen. “¿Cómo he de decir que no vi si yo sí vi?” era la sencilla pregunta que se hacía Lucía cuando tanto ella como sus dos primos fueron tildados como mentirosos e incluso llevados presos a Oruém aquel 13 de agosto de 1917. Pese a las amenazas, los niños se mantuvieron firmes a la verdad: sus encuentros reales con la Virgen María en Cova de Iría. Los escritos de la hermana Lucía nos muestran cómo estos pequeños fueron entendiendo las verdades teológicas y las realidades sobrenaturales y cómo comenzaron a realizar ofrecimientos por los pecadores, al ver lo mucho que iban a padecer en el infierno.

Disponible en Amazon y google para ser descargado gratis en PDF.