¿Cuánto tiempo dedicas a tus hijos?

Tiempo de calidad de parte de la madre es fundamental para el crecimiento de los niños.

Mavi Barraza

En esta sociedad como en muchas otras, la responsabilidad del cuidado de los hijos recae en la madre, y es que es ella quien desde el nacimiento establece una relación fuerte con el bebé, quien la reconoce como aquella que lo cuida, lo protege, lo alimenta y le da la seguridad que este necesita, pero ¿qué pasa con los pequeños cuando la madre sale a trabajar dejando el cuidado de sus hijos en manos de alguien más? ¿Cómo influye esto en su desarrollo? ¿Cómo aprovechar el tiempo mientras se está con ellos?

Para contestar a esas preguntas El Pueblo Católico entrevistó a dos expertas en el tema: Jasmine Soto, psicoterapeuta especializada en el comportamiento en niños, y Rocío Pérez, MBA quien ha trabajado con adolescentes durante los últimos 13 años.

Ambas profesionales coincidieron en que es fundamental para un niño recibir la atención necesaria durante su crecimiento para formar una personalidad positiva, con seguridad y confianza en sí mismo.

Los primeros años de vida

Según Jasmine, es de suma importancia prestar la atención debida al pequeño desde su nacimiento hasta los tres años de edad, para que se desarrolle ese lazo fuerte con la madre, ya que la mayoría la formación del cerebro de los niños ocurre durante ese tiempo, y es cuando se desarrolla el habla.

La profesional aconseja involucrar a los niños en cada cosa que se haga mientras se está con ellos: conversar, hacerles preguntas y mostrarles las cosas mencionado cada una por su nombre.

De niños a adolecentes

Por su parte, Rocío dice que la comunicación entre madre e hijo es esencial: “El niño/adolecente comienza a tener problemas o a ocasionarlos cuando busca amor, cariño, comprensión; si no lo encuentra en casa lo buscará fuera de casa, en la comida (comiendo de más), en la violencia etc.

Rocío comenta que en los grupos focales de adolescentes que lidera, ha visto que la mayoría se quejan de que los padres le prestan más atención cosas materiales que a compartir tiempo con ellos. “Debemos darles más tiempo de calidad, enfocarnos en ellos, preguntarles ¿que hiciste en el día?, ¿cómo te fue?, ¿cuál es tu opinión de esto?, hacerlos sentir importantes”, dijo la profesional.

 

Sobre las madres que trabajan fuera del hogar

Al preguntarle a Jasmine si los niños se ven afectados una vez la madre sale a trabajar dejándolos al cuidado de alguien más, ella respondió: “Los niños no necesariamente se ven afectados porque la madre trabaje fuera del hogar, si ellas le dedican el tiempo necesario a sus hijos una vez esté de regreso a casa; desafortunadamente en la mayoría de los casos no es así”.

La terapeuta también destacó que a menudo, a los hijos de padres donde ambos trabajan, no se les provee el medio que es esencial para el aprendizaje y es por eso que el aprendizaje es menor comparado a niños donde se les presta la atención debida.

 

Madres estresadas

Para Jasmine Soto, la salud mental de la madre cuando está al cuidado del niño también es muy importante, ya que una mamá estresada o deprimida en casa no es una buena influencia para los niños.  “Cuando una mujer está en casa todo el día bajo el constante estrés de los pequeños, debe de darse tiempo para ella misma, debería de salir de casa y despejarse. El estrés y el descontento enferman”, indicó.

 

Consejos

Ambas profesionales sugieren que para tener tiempo de calidad con los hijos, se les incluya de una manera dinámica y divertida en las tareas del hogar: “invítalos a cocinar contigo, a ir de compras al mercado, mientras entablas una conversación con ellos, de esta manera se sentirán útiles y serán tomados en cuenta”, sugirió Pérez.

Mientras que Soto hace hincapié en que invertir el tiempo necesario para proveerles a los hijos un entorno positivo de desarrollo y crecimiento es imperativo, no hay que olvidar:“el comportamiento del niño es aprendido y se debe tener sumo cuidado con el circulo de influencia en el que se desarrolla el menor”.

Las terapeutas les recomendaron enfocarse en darles más valor a los hijos que a las cosas materiales recordando siempre que “todos nacemos en blanco y los padres o las personas que le proveen el cuidado al pequeño son los que los educan. El niño debe de ser educado con amor”.

 

Cómo darles tiempo de calidad.

– Incluye a los pequeños en actividades cotidianas y hazlas divertidas

– Tomarlos en cuenta. Hazles preguntas y pregunta su opinión acerca de diferentes temas

–  Genera un ambiente positivo en casa libre de gritos y violencia

– Da más valor a los hijos y menos valor a las cosas materiales

– Predica con el ejemplo

–  Asegúrate que estén bien alimentados con comidas saludables, sin azúcar ni golosinas

– Háblales a su nivel, explícales el porqué de las cosas, especialmente cuando tienen que seguir una regla o si les das una orden.

– Establece límites claros y sencillos

– Planea actividades para hacer a diario con ellos

–  Y recuerda… TODO CON AMOR

Próximamente: “Las vocaciones no se reclutan ni se retienen. Son un llamado”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La intervención de la hermana Martha López en el V Encuentro regional de la pastoral hispana realizado en Phoenix, Arizona del 23 al 25 de febrero pasados, hizo mella en los casi 500 participantes que le aplaudieron ovacionaron y luego se le acercaron para agradecerle por su testimonio y tomarse fotos y selfies con ella.

“Queremos hacer dos aclaraciones sabiendo que los aportes van a ser tenidos en cuenta en el Encuentro Nacional en septiembre”, dijo la religiosa, quien sirvió como vocera de los grupos de discusión en el tema de la pastoral vocacional.

“Cuando hablamos de vocaciones estamos hablando de que Dios llama a la vida matrimonial, a la vida de soltería, a la vida consagrada en sus diferentes formas: sacerdote, diácono, religioso, persona laica consagrada o instituto secular”, puntualizó.

La hermana Martha pidió también “tener en cuidado al traducir del inglés al español porque este documento (el de trabajo) dice que tenemos que «reclutar» vocaciones ¡Se reclutan soldados! ¡Dios es el que llama! ¡Y que tenemos que «retener» a los seminaristas! Si retenemos un seminarista vamos a tener como resultado un sacerdote amargado, con cara de funeral”, dijo con firmeza la hermana López.

Denver Catholic en Español subió el video de su intervención al Facebook, el cual tuvo casi 2 mil vistas, muchos comentarios y “shares”.

 

Su historia

Nacida en Bogotá, Colombia la hermana Martha creció en un ambiente muy católico. Trece miembros de su familia han seguido el llamado a la vocación religiosa. También hay un beato, primo hermano de su papá. Se trata de Arturo Ayala, quien ingresó a la orden hospitalaria de San Juan de Dios y murió mártir en la guerra civil española. Asimismo, una sierva de Dios hace parte de su árbol genealógico, la hermana María Benavides, fundadora de las hermanas dominicas de Betania.

“Crecí de la mano con mi mamá y mi papá, de misa diaria, rosario diario. Hice el retiro ignaciano mensual con mi papá cuando era adolescente. Desde que me conozco sentí que era «propiedad privada de Dios». Nunca lo dudé. Si volviera a nacer sería de nuevo esposa del Señor”, comparte la hermana.

Desde muy joven comenzó a trabajar como misionera laica con los inmigrantes y así pasó 26 años de su vida. Recorrió 13 países diferentes (incluyendo el suyo) en esta labor: Ecuador, Perú, Panamá, Bolivia, Chile, República Dominicana, Haití, Puerto Rico, Costa Rica, España, Barsil y Estados Unidos. Al sentirse identificada con ellos y gracias al consejo del arzobispo de San Juan Roberto González Nieves, decidió ingresar a la orden de las Hermanas Misioneras del Sagrado corazón, fundada por Santa Francisca Cabrini.

Así fue asignada a la arquidiócesis de Denver donde comenzó su labor pastoral en la parroquia Saint Cayetan. Allí hay más de 3.500 feligreses inmigrantes inscritos. “Para mí ha sido una experiencia muy bonita haber caminado con ellos, sufrido y reído con ellos. He visitado en la cárcel algunos que están en proceso de deportación”, indica.

Recientemente esta religiosa comenzó a servir en la parroquia Ascension donde semanalmente se reúnen más de 70 jóvenes en diferentes grupos para conocer y compartir si fe. “Quiero hacerles ver qué esperamos de ellos, que son líderes, que en manos de ellos está el hacer una Iglesia más viva y entusiasta en los Estados Unidos, integrada con la parte anglo”, puntualiza la hermana.

Al preguntarle el motivo de su alegría ella no dudó en responder que esta radica en “la relación personal con Dios” y en la vida de oración que es “un encuentro con Dios, no con uno mismo. Eso me va a abrir a las necesidades de los hermanos”.

La hermana López tiene así «entre ceja y ceja» el celo por la promoción de las vocaciones entre los hispanos del norte de Colorado. “Si propiciamos una atmósfera y cultura de la vocación podemos hablar de vocaciones en cada grupo parroquial e invitar a todos a clarificar qué quiere Dios de ellos. Pues en el siglo XXI Dios sigue llamando”, concluye la religiosa.

Para ver el video de su intervención vaya https://www.facebook.com/esDenverCatholic/videos/1048768128598038/