¿Cuánto tiempo dedicas a tus hijos?

Tiempo de calidad de parte de la madre es fundamental para el crecimiento de los niños.

Mavi Barraza

En esta sociedad como en muchas otras, la responsabilidad del cuidado de los hijos recae en la madre, y es que es ella quien desde el nacimiento establece una relación fuerte con el bebé, quien la reconoce como aquella que lo cuida, lo protege, lo alimenta y le da la seguridad que este necesita, pero ¿qué pasa con los pequeños cuando la madre sale a trabajar dejando el cuidado de sus hijos en manos de alguien más? ¿Cómo influye esto en su desarrollo? ¿Cómo aprovechar el tiempo mientras se está con ellos?

Para contestar a esas preguntas El Pueblo Católico entrevistó a dos expertas en el tema: Jasmine Soto, psicoterapeuta especializada en el comportamiento en niños, y Rocío Pérez, MBA quien ha trabajado con adolescentes durante los últimos 13 años.

Ambas profesionales coincidieron en que es fundamental para un niño recibir la atención necesaria durante su crecimiento para formar una personalidad positiva, con seguridad y confianza en sí mismo.

Los primeros años de vida

Según Jasmine, es de suma importancia prestar la atención debida al pequeño desde su nacimiento hasta los tres años de edad, para que se desarrolle ese lazo fuerte con la madre, ya que la mayoría la formación del cerebro de los niños ocurre durante ese tiempo, y es cuando se desarrolla el habla.

La profesional aconseja involucrar a los niños en cada cosa que se haga mientras se está con ellos: conversar, hacerles preguntas y mostrarles las cosas mencionado cada una por su nombre.

De niños a adolecentes

Por su parte, Rocío dice que la comunicación entre madre e hijo es esencial: “El niño/adolecente comienza a tener problemas o a ocasionarlos cuando busca amor, cariño, comprensión; si no lo encuentra en casa lo buscará fuera de casa, en la comida (comiendo de más), en la violencia etc.

Rocío comenta que en los grupos focales de adolescentes que lidera, ha visto que la mayoría se quejan de que los padres le prestan más atención cosas materiales que a compartir tiempo con ellos. “Debemos darles más tiempo de calidad, enfocarnos en ellos, preguntarles ¿que hiciste en el día?, ¿cómo te fue?, ¿cuál es tu opinión de esto?, hacerlos sentir importantes”, dijo la profesional.

 

Sobre las madres que trabajan fuera del hogar

Al preguntarle a Jasmine si los niños se ven afectados una vez la madre sale a trabajar dejándolos al cuidado de alguien más, ella respondió: “Los niños no necesariamente se ven afectados porque la madre trabaje fuera del hogar, si ellas le dedican el tiempo necesario a sus hijos una vez esté de regreso a casa; desafortunadamente en la mayoría de los casos no es así”.

La terapeuta también destacó que a menudo, a los hijos de padres donde ambos trabajan, no se les provee el medio que es esencial para el aprendizaje y es por eso que el aprendizaje es menor comparado a niños donde se les presta la atención debida.

 

Madres estresadas

Para Jasmine Soto, la salud mental de la madre cuando está al cuidado del niño también es muy importante, ya que una mamá estresada o deprimida en casa no es una buena influencia para los niños.  “Cuando una mujer está en casa todo el día bajo el constante estrés de los pequeños, debe de darse tiempo para ella misma, debería de salir de casa y despejarse. El estrés y el descontento enferman”, indicó.

 

Consejos

Ambas profesionales sugieren que para tener tiempo de calidad con los hijos, se les incluya de una manera dinámica y divertida en las tareas del hogar: “invítalos a cocinar contigo, a ir de compras al mercado, mientras entablas una conversación con ellos, de esta manera se sentirán útiles y serán tomados en cuenta”, sugirió Pérez.

Mientras que Soto hace hincapié en que invertir el tiempo necesario para proveerles a los hijos un entorno positivo de desarrollo y crecimiento es imperativo, no hay que olvidar:“el comportamiento del niño es aprendido y se debe tener sumo cuidado con el circulo de influencia en el que se desarrolla el menor”.

Las terapeutas les recomendaron enfocarse en darles más valor a los hijos que a las cosas materiales recordando siempre que “todos nacemos en blanco y los padres o las personas que le proveen el cuidado al pequeño son los que los educan. El niño debe de ser educado con amor”.

 

Cómo darles tiempo de calidad.

– Incluye a los pequeños en actividades cotidianas y hazlas divertidas

– Tomarlos en cuenta. Hazles preguntas y pregunta su opinión acerca de diferentes temas

–  Genera un ambiente positivo en casa libre de gritos y violencia

– Da más valor a los hijos y menos valor a las cosas materiales

– Predica con el ejemplo

–  Asegúrate que estén bien alimentados con comidas saludables, sin azúcar ni golosinas

– Háblales a su nivel, explícales el porqué de las cosas, especialmente cuando tienen que seguir una regla o si les das una orden.

– Establece límites claros y sencillos

– Planea actividades para hacer a diario con ellos

–  Y recuerda… TODO CON AMOR

Próximamente: ¡Conoce tu fe por medio de la Biblia!

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

¡Conoce tu fe por medio de la Biblia!

El movimiento Apóstoles de la Palabra está presente en cuatro parroquias del norte de Colorado

Carmen Elena Villa

Católico: ¿Conoces tu fe? ¿la sabes defender? El movimiento Apóstoles de la Palabra busca estudiar las Sagradas Escrituras y orar con ellas para conocer mejor a Jesús. Uno de sus lemas es “Biblia para todo, Biblia para Todos”.

Apóstoles de la Palabra es un movimiento fundado en México por el sacerdote italiano Flaviano Amatuli, (1938 – 2018) quien vio la inquietud por el creciente número de sectas y grupos protestantes cuyos miembros, muchas veces por ignorancia de las Sagradas Escrituras abandonaban la fe católica. “El nombre de apóstoles de la Palabra tiene mucho que decir de nuestro carisma”, dijo en diálogo con Denver Catholic en Español el padre Octavio Díaz, vicario general de este movimiento y quien vino desde México D.F a ofrecer conferencias y mini cursos de Biblia en el norte de Colorado.

Padre Octavio Díaz. Vicario general de Apóstoles de la Palabra

“El Espíritu Santo suscita en la Iglesia movimientos cuando hay una necesidad y hoy tenemos que reconocer que muchos católicos no leen ni estudian la Biblia”, indicó el sacerdote.

Así, muchos jóvenes dan un año de servicio a la Iglesia anunciando la Palabra de Dios. Primero se preparan y luego se dedican a enseñar. “Dan cursos sencillos de historia de la salvación o de apologética”, dice el padre Díaz.  Y a las personas que quieran seguir aprendiendo, se les invita formar grupos de estudio y oración permanentes.

“Es una visión equivocada decir que la Biblia es solo para los protestantes. El libro por excelencia de un cristiano es la Biblia”, advierte el padre Díaz. “El único libro que yo al terminar de leer tengo que decir «Palabra de Dios» es la Sagradas Escrituras”.

El sacerdote indica que el estudio del Catecismo ayuda a que los católicos entendamos e interpretemos las Sagradas Escrituras, “pero no las sustituye”. Por ello el estudiar y orar con la Biblia sirve como “fuente de inspiración”.

El movimiento Apóstoles de la Palabra está presente en Denver desde hace diez años, cuando Eliseo Mendes, un laico quien su juventud fue misionero en México, vino desde su tierra natal a vivir a Colorado, donde decidió iniciar este movimiento el cual tiene hoy cerca de 70 adeptos en cuatro parroquias (ver recuadro).

“La misión que realizamos es la evangelización de casa en casa, los diálogos en público con hermanos separados. Entender que no se trata de pelear, sino que entendamos cuál es la verdad”, dice Eliseo, hoy coordinador diocesano de este movimiento.

“He visto la necesidad de los católicos que no saben dar respuesta a los hermanos separados”, comparte Mendes. “Es importante el estudio de las Sagradas Escrituras para conocer cuál es el plan de Dios para llegar a la salvación. Que cada católico despierte y ponga su granito de arena y estudie apologética que es lo necesario en este siglo”, concluye Mendes.

 

¿Dónde se reúnen los Apóstoles de la Palabra?

Parroquia Holy Cross, Thornton. Lunes de 7 a 9 p.m.

Holy Rosary, Denver. Martes de 7 a 9 p.m.

Our Lady Mother of the Church, Commerce City. Miércoles de 7 a 9 p.m.

Annunciation, Denver. Viernes de 7 a 9 p.m.

¿Quieres que los Apóstoles de la Palabra vayan a tu parroquia? Llama a José Luis Rojas 719-250-6513.