¿Cómo votar con buena fe?

Muchos electores católicos miran las elecciones presidenciales de EEUU con confusión.

archden

Con dos candidatos controversiales que se enfrentan cara a cara, muchos votantes católicos se sienten inseguros sobre cómo el futuro presidente va a apoyar los valores de la Iglesia. Muchos se encontrarán en una situación difícil en el momento en que depositen su voto el próximo 8 de noviembre.

Esto les ocurre a los votantes expertos, pero también a aquellos que van a votar por primera vez.

John Magee nació y creció en Irlanda, pero ha vivido en Estados Unidos desde 1996. Después de un largo proceso (20 años, para ser más exactos), Magee fue finalmente admitido como ciudadano americano el pasado 5 de agosto, lo que quiere decir que podrá participar por primera vez el próximo 8 de noviembre. Sobre su aproximación a a estas elecciones, él cita dos frases de su compatriota Edmund Burke (1729-1797) escritor, filósofo y político:

“La primera es, ‘La única cosa necesaria para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada’ y su segunda frase es, ‘nadie ha cometido un mayor error que aquel que no ha hecho nada porque solo podía hacer muy poco’.

Como votante por primera vez, Magee está sin duda muy preocupado por la falta de buenos candidatos para estas elecciones. Sin embargo, él no quiere que esto le impida ejercer su derecho a votar. Un derecho, él mismo lo ha dicho, por el cual ha esperado y trabajado durante tanto tiempo.

“Cuando tomé el juramento (para ser ciudadano) hice una promesa: ejercer mi deber cívico e involucrarme con la esfera política”, dice a El Pueblo Católico. “Es muy emocionante y como cualquier persona nacida en Irlanda, pero hija adoptiva de los Estados Unidos, es algo que ha significado mucho para mí porque he esperado mucho tiempo para hacer esto”.

 

 

Votar con los ojos de la fe

Aún así, como alguien que mira la realidad desde afuera, Magee ve el estado de las elecciones y por ello le es muy difícil pensar que su voto será una buena elección. Él asegura que los votantes les haría muy bien mirar la plataforma entera en lugar de focalizarse solamente en un aspecto. Y aún con esta decisión, las próximas elecciones le traen muchas preguntas e incertidumbres.

Como católico, debe ver las plataformas y cómo los candidatos van a responder a las perspectivas católicas: el tema de la vida, de la economía, de la inmigración, de la justicia ¿Qué van a hacer por el bien común?, dice. “(Sin embargo) esto es una pendiente resbaladiza porque de un lado pueden ser pro vida, pero de otro, pueden ir en contra de algo que sea contrario a nuestras creencias. Aquí se trata de una gran escala de grises”.

Aunque en estas elecciones no hay blancos ni negros, Magee le permitirá a su fe que le diga de qué manera votar y lo más importante, él ejercerá el derecho al voto.

“Tenemos que ver esto con los ojos de la fe. Uno tiene el deber cívico de votar”, dice. “Puede que no sea el candidato ideal ni la persona ideal pero creo que debes mirar toda la plataforma y habrá un candidato que será mejor que el otro”.

 

Votar con amor

En cuanto se refiere a los candidatos, el padre Sam Morehead, párroco de All Souls en Englewood, ofrece a los católicos una solución sencilla: amarlos de la misma forma que ellos están llamados a amar a los demás.

“Puede ser que no me guste la forma de hacer política que tienen, pero ellos son seres humanos. Están hechos a imagen y semejanza de Dios y hay una chispa de divinidad en ellos”, dice. “Puede ser que no me guste nada de ellos, pero yo debo ver a las personas con los ojos generosos de la fe”.

“Hillary Clinton, Donald Trump – son seers humans. Ellos no son ni buenos ni malos en su totalidad. Ellos necesitan de mi amor”.

 

Votar con urgencia

“Los electores católicos tienen una obligación más apremiante para votar”, dice el padre Morehead. “A quien mucho se le dio, mucho e le va a pedir y a los católicos se nos ha dado mucho”.

“Tenemos el don de la fe, de la gracia, los sacramentos y además la bendición de ser ciudadanos americanos con la potestad de participar en este proceso”, explica el padre Morehead.

 

“Con todos los dones que Dios nos ha dado tenemos una mayor urgencia en contribuir significativamente con aquello que hemos recibido”.
“Además. debido a que hay cosas tan importantes en juego que van al corazón y núcleo de nuestra fe y la moral, existe una urgencia aún mayor y una insistencia que viene del Espíritu Santo que este año nos dice: ‘Sé parte de este proceso y ayuda a que haya una presencia más grande de los valores de Cristo en nuestro estado y en nuestro mundo”.

 

No tener miedo

Pero lo que un católico no debe hacer es dejar de ejercer su derecho al voto y el padre

Morehead les dice que los electores católicos podrían tomar el camino fácil, pero deben resistir a la tentación de no tomar partido.

“No tomar partido es tomar partido lo cual no es bueno. Dios nos llama a actuar y a no tener miedo”, dice. “Presidentes, gobernadores, reyes y reinas vendrán y se irán pero el único que permanece es Dios y debemos tener nuestros ojos puestos en Él y todo debe dirigirse nuevamente a Él”.

“Como cristianos tenemos que tener este compromiso, interior y exteriormente porque nuestra verdadera ciudadanía está en el cielo y todo lo que hagamos en la tierra está orientado hacia allá. Debemos participar de este proceso con un gran acto de fe”, concluye.

 

Próximamente: Echoes, el nuevo álbum de Matt Maher que transmite el mensaje de la Cruz

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Pocos artistas de música religiosa interpretan con tanta pasión, convicción y sinceridad como Matt Maher. Las canciones escritas por este artista, nominado ocho veces al Grammy, se cantan en iglesias católicas y no católicas alrededor del mundo. Su último trabajo Echoes (Ecos) contiene una colección de canciones que resuenan en la situación de la cultura que vivimos hoy. Matt tuvo la amabilidad de conversar con Denver Catholic sobre significado detrás de Echoes.

DCE: ¿De dónde nace el título Echoes? ¿Esa palabra tiene algún significado especial para usted?

Matt Maher: “Es una palabra que he usado para describir de alguna manera, cómo veo la catequesis. He estado analizando el mundo a mi alrededor y todos los problemas que se desarrollan hoy, y preguntándome, ¿Cómo respondo? ¿cómo articulo mi fe en esta clase de mundo?, y ¿cómo lo hago cuando se enfrenta tanta persecución y desacuerdo? Me di cuenta de que he escrito cerca de 20 canciones, y tres cuartas partes de estas son sobre temas que afirman la fidelidad y bondad de Dios en medio de las dificultades.

Comencé el proceso de grabar el álbum en enero, y en marzo mi padre se enfermó y fue al hospital el Miércoles de Ceniza. Murió en la festividad de San José. La grabación dio un giro, ya no me preguntaba: “¿Cómo te enfrentas al mundo”, sino “¿Como te enfrentas al sufrimiento?”.

Descubrí que quería sacar una colección de canciones que realmente hablaran de esto y que pudieran dar voz a los temores, heridas, anhelos y deseos de las personas, pero también dar voz para declarar la bondad y la fidelidad de Dios, incluso cuando todo en la vida parece indicar lo opuesto”.

 

DCE: ¿Cuál es la historia detrás de la carátula del disco?

Matt Maher: “Siempre me he sentido atraído por las palabras y por su significado. He estado pensando mucho en el 500 aniversario de la Reforma Protestante este año, y la palabra “protesta” viene del latín protestari, que significa “testificar”. Estaba buscando una imagen que de alguna manera describa la condición del mundo en el que nos encontramos. La imagen para mí es perfecta porque representa muchas cosas: la humanidad atrapada en su frágil condición, la posibilidad de cada persona, ahora con la tecnología, y la capacidad de pararse en una plataforma improvisada cada minuto y llamar la atención sobre alguna cosa. En el proceso de realizar las grabaciones, me di cuenta de que la mitad de las canciones eran sobre la Cruz como nuestra fuente de salvación, pero también como un signo de solidaridad con el mundo; esta idea de Dios levantando a su propio Hijo como una protesta en contra de la muerte misma. Finalmente la carátula se convirtió en todas esas cosas. Ha sido interesante porque la gente me pregunta sobre la carátula y sobre lo que significa, y yo prefiero preguntarles, “¿qué crees que significa?”.

DCE: ¿Qué elementos han influenciado su cambio y estilo a lo largo de los años?

Matt Maher:  “Uno crece como persona y como artista. Es chistoso porque la gente siempre me dice que mi música tiene un sonido, y siempre me siento como si aún estuviera buscando eso. Mi padrastro me dijo una vez: “Escribes muchas canciones sobre la fe, pero me gustaría escuchar alguna canción que provenga de tu fe”. Son dos cosas diferentes, y me he dado cuenta de que, para mí como compositor, eso es algo en lo que intento crecer”.

DCE: Sabemos que tuviste un encuentro con el Papa Francisco durante el verano ¿Como fue esta experiencia?

Matt Maher: “Estaba con un grupo de personas que son parte de un ministerio llamado Juan 17, un movimiento que comenzó entre líderes católicos y protestantes. El objetivo central [del movimiento] es que los líderes católicos y protestantes deberán encontrar tiempo para reunirse, partir el pan, para vivir el compañerismo y empezar a rezar juntos con la esperanza de comprenderse mutuamente y ver dónde está el otro; desarrollar una relación en la que no nos reconozcamos solo por el nombre, sino que veamos a cada uno como nuestro hermano.

Fue un encuentro increíble. Rezamos juntos, cantamos juntos, y simplemente me quedé observando.

Este encuentro se realizó durante el tiempo libre del Papa, no estuvo en su calendario oficial. Estuvimos casi dos horas [con él], y mucha gente que estuvo ahí dijo que nunca antes había visto algo así en sus visitas a Roma.

La mayoría de las preguntas que se hicieron fueron acerca de liderazgo: ‘Santo padre, ¿cómo lideraría su congregación en medio de la tensión política que existe en los Estados Unidos?’. Nos dio una respuesta muy profunda. Habló sobre cómo debemos permitirnos estar en el lugar de la tensión, porque es ahí donde el Espíritu Santo mueve tu corazón. Dijo que en los tiempos de Jesús también había tensión. En cuanto a la catequesis, él dijo dos cosas sencillas: La primera, inculcar el deseo de compartir y cómo eso es una virtud para toda la vida. Y la segunda, dijo: “enseñen a los niños a cantar alabanzas a Dios”, porque así tendrán una relación con Él para el resto de sus vidas, pues esta es la mejor oración porque se hace sin interés. Siempre sentí que para mí como compositor de música religiosa que la razón por la cual compongo es para llevar a la gente a un lugar donde se queden sin palabras, y se sientan atraídos a un lugar de contemplación. Cuando dijo esas palabras, “es oración sin interés propio”, el Espíritu Santo trajo a mi mente la imagen de cuando yo era joven y soltero, cantando canciones religiosas y tratando de componer para Dios, pero haciéndolo porque amaba hacerlo. Sentí que esto fue una afirmación del Espíritu Santo.

Echoes está disponible en stream y a la venta.

Traducido del original en inglés por Mavi Barraza y adaptado por Carmen Elena Villa.