¿Cómo puede un celíaco recibir la comunión?

Therese Bussen

La noticia de que las personas no pueden comulgar con hostias sin nada de gluten generó confusión entre algunos fieles. Por ello presentamos una serie de preguntas frecuentes acerca las opciones para que los celíacos puedan recibir la Eucaristía.

¿Puedo comulgar con hostias sin gluten?

Las hostias sin gluten son materia inválida, lo cual indica que no puede ocurrir la transubstanciación*. En el documento vaticano Redemptionis Sacramentum de la Congregación para el Culto Divino, la disciplina y los sacramentos, dice: “El pan que se emplea en el santo Sacrificio de la Eucaristía debe ser ázimo, de sólo trigo y hecho recientemente, para que no haya ningún peligro de que se corrompa”.

¿Esta es una nueva disposición?

Estas eran las normas existentes sobre la materia válida en el sacramento de la Sagrada Eucaristía. Nada ha cambiado en lo que tiene que ver con la materia válida en el sacramento de la Santa Eucaristía. En este caso, la Congregación para el Culto Divino, la disciplina y los Sacramentos publicó una carta a los obispos reiterándoles estas normas. Este tipo de cartas se publican usualmente cuando alguien se ha planteado esa pregunta o cuando ha sido alertado sobre el posible abuso de esta norma.

¿Por qué las hostias necesitan tener algo de gluten?

Jesús instituyó el sacramento de la Eucaristía sobre el pan de trigo y el vino de uvas. Esa es la materia para que exista el sacramento. Esto no puede cambiar.

¿Cuáles pueden ser las demás opciones?

En una carta publicada en el año 2003 por la Congregación para la Doctrina de la Fe, dice: “son materia válida las hostias con la mínima cantidad de gluten necesaria para obtener la panificación sin añadir sustancias extrañas ni recurrir a procedimientos que desnaturalicen el pan”.

El gluten de estas hostias no es lo suficientemente bajo como para que se consideren libres de gluten, pero están aprobadas por la Celiac Support Association. Pueden comprar hostias bajas en gluten, llevarlas a la parroquia a la que asistes y pedir al sacerdote que la consagre en una patena diferente, según escribió un bloguero católico con intolerancia al gluten.

La página de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB por sus siglas en inglés) tiene una lista de lugares donde se pueden comprar hostias sin gluten.

¿Y qué ocurre si tampoco puedo consumir hostias bajas en gluten por motivos de salud?

Puedes recibir la comunión solo bajo la especie de vino, y si tu enfermedad es muy severa, pedir recibir la preciosa sangre de Cristo en un cáliz separado del que usan los sacerdotes regularmente, para asegurar de que no esté contaminado.

  • En la transubstanciacióntoda la substancia del pan y toda la sustancia del vino desaparecen al convertirse en el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Cristo.

Próximamente: Avanza la investigación de imagen de la virgen que llora en Nuevo México

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por Jaime Septién. Aleteia.org

Si el fenómeno es un engaño “no estamos seguros de cómo se haría, físicamente” dice el obispo de Las Cruces

Una historia de lágrimas –o de aceite de oliva—ha estado corriendo por todas las publicaciones católicas de Estados Unidos. Sucedió con una escultura de bronce de la Virgen de Guadalupe, en la parroquia que lleva su mismo nombre, en el pueblo de Hobbs, Nuevo México.

La parroquia, perteneciente a la diócesis de Las Cruces ha sido visitada ya por muchos peregrinos, pues feligreses informaron, desde mayo pasado, que habían visto que un líquido fluía de los ojos de la Virgen morena.

El obispo Oscar Cantú dijo al periódico Las Cruces Sun-News que se había enviado una muestra del fluido para su análisis científico que determinó que se trata de aceite de oliva, “un aceite de oliva perfumado”.

“Algunos de los testigos afirmaron que olía a rosas, por lo que puede ser algo similar al aceite que bendigo y consagro cada año y que usamos para el bautismo, para las confirmaciones y para la ordenación de los sacerdotes”, agregó el obispo Cantú.

La diócesis de Las Cruces –una de las diócesis con mayor porcentaje de habitantes católicos de origen hispano en Estados Unidos– todavía se encuentra investigando de dónde podría haber provenido el aceite.

“Examinamos el interior de la estatua hueca. No hay nada en el interior que se suponga que no debe estar allí, a excepción de las telarañas. Entonces tomamos fotos; lo examinamos”, dijo el obispo de Las Cruces al rotativo.

Los “frutos” de las lágrimas

Más adelante, agregó que los oficiales se habían contactado con los fabricantes de la estatua para ver si algún fluido o cera podría haber permanecido dentro de la estatua después de haberla lanzado. “En ese proceso, nos aseguraron que no habría posibilidad de que quedara humedad en el bronce”, subrayó el prelado.

El obispo Cantú aseguró que, incluso, si el fenómeno es un engaño “no estamos seguros de cómo se haría, físicamente”.

“Es bronce endurecido. Hemos examinado el interior y no hay nada en el interior”, agregó. Y más adelante dijo: “Si la Iglesia llega a la conclusión de que es un milagro, debe decidir si es de Dios o de un espíritu maligno. Ellos decidirán eso en base a los ‘frutos’ del fenómeno”.

“He leído la mayoría de esos testimonios escritos, y son historias de tremenda fe, personas que han estado lidiando con terribles sufrimientos en sus vidas y han sentido un tremendo consuelo espiritual por el hecho de que María camina con nosotros en nuestras lágrimas”, dijo el obispo Cantú.

“No puedo evitar pensar en mi propio derramamiento de lágrimas por la gente pobre que viene a nuestra frontera, huyendo de situaciones que amenazan la vida. Las lágrimas de esos niños que están separados de sus padres. Hay muchas razones por las que derramaríamos lágrimas, y Dios está con nosotros en esos momentos”.

A los testimonios de conversión y de beneficio espiritual se suman los reportes de los fieles presentes en el momento de las lacrimaciones y ahora los hallazgos de los análisis químicos practicados al líquido obtenido de la imagen.