Colecta arzobispal: Ese dólar va más allá de lo que tú piensas

La colecta beneficia a las parroquias, cerca de 40 ministerios y mucho más

Aaron Lambert

Una pregunta que tal vez te haces cada año es: ¿a dónde va el dinero que das a la colecta anual del arzobispo? O quizá esta: ¿hace diferencia si dono a la colecta, o no?

Aquí la respuesta: el dinero llega muy lejos y sí marca una gran diferencia.

La ACA beneficia a cerca de 40 ministerios dentro de la Arquidiócesis de Denver, cada uno de ellos juega un papel crucial en el funcionamiento de la Iglesia católica del norte de Colorado.

Como dice el padre Randy Dollins, vicario general de la arquidiócesis, [la colecta] financia algunas de las partes menos glamurosas de la administración de la Iglesia, pero al hacerlo, apoya a todos los ministerios permitiéndoles enfocarse en hacer lo que fueron creados para guiar a todas las personas a Cristo.

Además, “hay muchos aspectos de la diócesis que no tienen los medios para hacer su propia recaudación de fondos y probablemente no deberían perder tiempo tratando de hacer su propia colecta”, dijo el padre Dollins. “El ministerio debe simplemente ser el ministerio”.

Cada parroquia tiene una meta de recaudación de fondos para ACA basada en el ofertorio anual total de la parroquia. Sin embargo, los fondos recaudados también tienen el potencial de beneficiar a las parroquias. Hace varios años se implementó un programa de reembolso de dos niveles, como un incentivo para que las parroquias animen a los feligreses a donar a la ACA.

“Si todos se esfuerzan por dar a su parroquia, no solo están donando a los casi 40 ministerios, sino que, en un cierto nivel, porcentaje se regresa a la parroquia”, explicó el padre Dollins. “Es una victoria para toda la arquidiócesis y para la parroquia”.

Si una parroquia excede su meta para la ACA, luego recibirán a cambio 50 centavos de cada dólar adicional recaudado. Las iglesias que tienen más dificultades para cumplir su objetivo también tienen la oportunidad de obtener un reembolso si superan la cantidad de dinero recaudado para la ACA del año anterior. Si lo hacen, reciben 25 centavos de cada dólar recaudado que exceda la meta.

La opción de donaciones en línea se ha ajustado para ofrecer la misma comodidad que los sistemas de pago en línea más populares y facilita la cosas a quienes desean realizar una donación de ACA como parte de su presupuesto mensual. De hecho, el Padre Dollins alienta a que las personas cambien su manera de donar de los tradicionales cinco meses, a todo el año.

“¿Por qué no hacer de la colecta anual una ofrenda mensual recurrente que se incluya en presupuesto de cada familia?”, dijo el también moderador de la curia en Denver.

Lo entendemos: a los católicos se les pide que donen muchas veces a lo largo de un año determinado, y es fácil ver la ACA como una petición más que no tiene importancia. Sin embargo, para los fieles en la Arquidiócesis de Denver, es importante ver las necesidades de la Iglesia y cuán lejos realmente va ese dólar.

“Es muy fácil concentrarse en ‘mí’ y diezmar en su propia parroquia, pero [todos somos] parte de una Iglesia más grande que tiene necesidades expansivas”, dijo el padre Dollins. “Podría estar en un pueblo pequeño que no necesita alimentar a los pobres, pero la Catedral sí la necesita. No puedo ayudar necesariamente a los pobres donde estoy, pero la Iglesia es mucho más grande que mi propia ubicación “.

 

¿Quiénes se benefician de la Colecta Anual del Arzobispo?

  • Alrededor de 9 mil estudiantes de 37 escuelas católicas
  • 200 mil noches de alojamiento para personas sin hogar
  • 730 mil comidas servidas a personas necesitadas
  • 2 seminarios que están formando a 60 futuros sacerdotes
  • Más de 35 mil niños y jóvenes alumnos de educación
  • 3 mil estudiantes en Centro San Juan Diego
  • El año pasado 620 mil dólares fueron regresados a las diferentes parroquias

Próximamente: No te olvides de llevar a Dios a tu trabajo

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Pertenezco a un grupo de oración en Facebook. La gente publica sus intenciones, y los otros miembros rezan. Una de las formas en que se puede dar un buen uso de las redes sociales.

El otro día publiqué, como lo hago en ocasiones, una petición para que los miembros rezaran por una transacción en la que he estado trabajando en mi negocio de bienes raíces. Ha sido estresante, y me ha causado gran ansiedad. Los otros miembros, como siempre, me apoyaron y me aseguraron que rezarían. Pero un miembro creyente me preguntó si creo que es apropiado pedir por el éxito en negociaciones comerciales. No se estaba negando, fíjate. Pero, aparentemente había hecho lo mismo en otro sitio de oración, y se le dijo que este no era un tema apropiado para una petición de oración. Me dijo que ella creía que era bastante apropiado, ya que su negocio es en realidad un apostolado, pues hacen rosarios. Definitivamente dignos de la oración

Y comencé a pensar: ¿son los fabricantes de rosarios el único “negocio” por el que podemos rezar? ¿Tenemos que, de alguna manera, estar involucrados directamente en un ministerio relacionado a la Iglesia antes de que Dios quiera escuchar lo que estamos haciendo?

Pienso que, como cristianos, tendemos a dividir el mundo y nuestras vidas entre lo “sagrado” y lo “secular”. “Sagrado” es la Misa del domingo. El tiempo de oración. Evangelización. El trabajo solo es sagrado si es para la iglesia, o está directamente relacionado a la evangelización. Todo lo demás: nuestros equipos de softbol, nuestras reuniones escolares, nuestra compra de víveres, nuestras vacaciones que no son de peregrinación, y especialmente “el mundo de los negocios” – son puramente “seculares”.  Dios está interesado en el primero, y no le importa tanto lo segundo.

¿Es verdad?

San Juan Pablo II, en su encíclica Laborem Exercens, nos dice que el trabajo es un aspecto fundamental de la vida del hombre en la tierra, y el lugar donde se une con Dios en su obra de creación, y cumple con su primer mandamiento “someter a la tierra”

El mismo San Juan Pablo II, en su hermoso libro “Amor y Responsabilidad”, define lo que él llama la “norma personalista”, que establece que la única respuesta apropiada y adecuada hacia una persona es el amor. En el lado negativo, porque cada uno de nosotros somos creados a imagen y semejanza de Dios, ninguna persona puede ser vista simplemente como un objeto de uso, nunca.

El “mundo de los negocios” es simplemente un lugar donde estos dos conceptos se encuentran. Para mí, eso lo hace un lugar sagrado. Y a Dios le importa mucho lo que pasa ahí.

Cuando entramos a nuestro trabajo el lunes por la mañana, no dejamos nuestra norma personalista en la puerta. Somos personas creadas a imagen y semejanza de Dios, uniéndonos con otras personas creados a su imagen, para realizar algún trabajo aquí en la tierra. Y estamos llamados a eso como cristianos para amarnos unos a otros, haciendo nuestro mejor esfuerzo, y a través de eso, llevando a Cristo a nuestros lugares de trabajos.

Y necesitamos de su ayuda para hacerlo.

Si desechamos el “mundo de los negocios” como simplemente secular, nos arriesgamos a despedir a Dios de nuestras vidas durante las más de 40 horas que pasamos en el trabajo cada semana. Y, en la medida en que apliquemos estas ideas al lado “comercial” del ministerio, también corrompemos eso. Los líderes del ministerio me dijeron el tratar mal a sus empleados estaba justificado porque “tenemos que hacerlo funcionar como un negocio”.

Así no se trata ningún negocio, ni sagrado, ni secular.

C.S. Lewis escribió que “nunca has conocido a un simple mortal”. De la misma manera, creo que no has hecho nada que sea meramente “secular”. Estamos trabajando en nuestra salvación, cada minuto de cada hora de cada día. Eso incluye el tiempo en el trabajo.

En cualquiera que sea el trabajo que haces, el Dios que tiene contadas cada una de las hebras de tu cabello, quiere participar en ello. Quiere que reces -por tus compañeros de trabajo, por su seguridad, por tu misión. Y sí. Por el éxito de todos tus esfuerzos, si esa es su voluntad.

No te olvides de llevar a Dios a tu trabajo.