Cinco cosas que puedes hacer con tu pareja este día de San Valentín y Miércoles de Ceniza

Aaron Lambert

No todos los años el Miércoles de Ceniza y el Día de San Valentín caen en la misma fecha. De hecho, la última vez que sucedió algo así fue hace 73 años en 1945.

Mientras que el Día de San Valentín tiene sus raíces en la Iglesia Católica, esta era originalmente una fiesta que honraba a varios santos llamados San Valentín que fueron martirizados en el siglo II. Desde entonces se ha convertido en un día dedicado al amor y al romance. Como tal, se ha convertido en una tradición en la sociedad llevar a tu pareja a una cita extravagante, algo difícil de hacer si la fecha también cae al comienzo de la temporada penitencial de la Cuaresma.

Entonces, ¿qué debe hacer un católico enamorado?

Algunos obispos en los Estados Unidos han emitido declaraciones que dicen que la celebración del Miércoles de Ceniza debe tener prioridad sobre la del Día de San Valentín, y por supuesto, estamos de acuerdo. Esto significa que, para los cristianos, probablemente ese día no sea apropiado ingerir botellas de champaña, cajas de chocolates y cubetas de dulces con su pareja.

Aun así, existen algunas maneras para que los enamorados católicos disfruten del romance del día de San Valentín y cumplan también con los requerimientos del Miércoles de Ceniza. Les ofrecemos cinco recomendaciones:

Llévala a comer la mejor ensalada

Tanto el ayuno como la abstinencia de la carne son partes importantes del Miércoles de Ceniza y deben practicarse tal cual. Sin embargo, ayuno no significa que no puedes comer ese día; significa que deberás comer menos (las pautas de la USCCB indican una comida completa y dos comidas más pequeñas equivalentes a una comida completa). Con eso en mente, ¿por qué no llevas a tu pareja a comer una ensalada? No cualquier ensalada, una ensalada deliciosa, gourmet. Denver es hogar de una gran cantidad de restaurantes que ofrecen opciones saludables y vegetarianas que también son deliciosas. Solo busca “la mejor ensalada en Denver” y compruébalo por ti mismo.

Llévala a Misa y a confesión

El trabajo del hombre en una relación es ser el líder espiritual y jefe de su familia, y esta misma mentalidad se aplica a los hombres que no están casados. Así sea una chica que te atraiga y a quien finalmente te atreviste invitar a salir, una nueva novia, o una esposa de diez años, el papel de un hombre es el de asegurarse que esa chica especial en su vida tenga un alma limpia.  Antes de llevarla por la ensalada, llévala a confesión y reciban la ceniza en su parroquia juntos.

Abrásense a la Pasión de Cristo

Aunque la Pasión de Cristo no es exactamente la típica “cita al cine” es definitivamente una historia de amor. Ver esta representación extremadamente visceral del sacrificio que Cristo hizo por la humanidad en la Cruz sirve como un recordatorio potente de lo que todos estamos llamados a hacer como esposos cristianos. Abrazarse es opcional, pero recuerda: esta es una película sobre Jesús.

Llévale una caja de corazones de salmón

Porque, ¿a quién no le gusta recibir una caja de golosinas el día de San Valentín? Por supuesto que una caja de corazones de salmón puede ser un poco más pesimista que el contenido de una caja de chocolates, pero por lo menos cuando los estén disfrutando sabrás que estas dentro de los parámetros de tus obligaciones de Miércoles de Ceniza.

Ofrece tu penitencia durante la Cuaresma en servicio a ella.

Finalmente, sería sabio, y bastante caballeroso, considerar ofrecer tu penitencia durante la Cuaresma a algo que la beneficie. Para las parejas casadas, esto podría significar ofrecer hacer algún tipo de tarea doméstica todos los días o llevar a los niños por la mañana a la escuela para dejar que tu esposa duerma un poco más. Para las parejas de novios, podría significar ser más intencional al hacer algo pequeño cada día para hacerle saber que te preocupas por ella. Sea lo que sea que el Señor te llame a hacer, está virtualmente garantizado que hacer algo en esta línea solo beneficiará tu relación con tu pareja.

Traducido del original en inglés por Mavi Barraza

Próximamente: “Las vocaciones no se reclutan ni se retienen. Son un llamado”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La intervención de la hermana Martha López en el V Encuentro regional de la pastoral hispana realizado en Phoenix, Arizona del 23 al 25 de febrero pasados, hizo mella en los casi 500 participantes que le aplaudieron ovacionaron y luego se le acercaron para agradecerle por su testimonio y tomarse fotos y selfies con ella.

“Queremos hacer dos aclaraciones sabiendo que los aportes van a ser tenidos en cuenta en el Encuentro Nacional en septiembre”, dijo la religiosa, quien sirvió como vocera de los grupos de discusión en el tema de la pastoral vocacional.

“Cuando hablamos de vocaciones estamos hablando de que Dios llama a la vida matrimonial, a la vida de soltería, a la vida consagrada en sus diferentes formas: sacerdote, diácono, religioso, persona laica consagrada o instituto secular”, puntualizó.

La hermana Martha pidió también “tener en cuidado al traducir del inglés al español porque este documento (el de trabajo) dice que tenemos que «reclutar» vocaciones ¡Se reclutan soldados! ¡Dios es el que llama! ¡Y que tenemos que «retener» a los seminaristas! Si retenemos un seminarista vamos a tener como resultado un sacerdote amargado, con cara de funeral”, dijo con firmeza la hermana López.

Denver Catholic en Español subió el video de su intervención al Facebook, el cual tuvo casi 2 mil vistas, muchos comentarios y “shares”.

 

Su historia

Nacida en Bogotá, Colombia la hermana Martha creció en un ambiente muy católico. Trece miembros de su familia han seguido el llamado a la vocación religiosa. También hay un beato, primo hermano de su papá. Se trata de Arturo Ayala, quien ingresó a la orden hospitalaria de San Juan de Dios y murió mártir en la guerra civil española. Asimismo, una sierva de Dios hace parte de su árbol genealógico, la hermana María Benavides, fundadora de las hermanas dominicas de Betania.

“Crecí de la mano con mi mamá y mi papá, de misa diaria, rosario diario. Hice el retiro ignaciano mensual con mi papá cuando era adolescente. Desde que me conozco sentí que era «propiedad privada de Dios». Nunca lo dudé. Si volviera a nacer sería de nuevo esposa del Señor”, comparte la hermana.

Desde muy joven comenzó a trabajar como misionera laica con los inmigrantes y así pasó 26 años de su vida. Recorrió 13 países diferentes (incluyendo el suyo) en esta labor: Ecuador, Perú, Panamá, Bolivia, Chile, República Dominicana, Haití, Puerto Rico, Costa Rica, España, Barsil y Estados Unidos. Al sentirse identificada con ellos y gracias al consejo del arzobispo de San Juan Roberto González Nieves, decidió ingresar a la orden de las Hermanas Misioneras del Sagrado corazón, fundada por Santa Francisca Cabrini.

Así fue asignada a la arquidiócesis de Denver donde comenzó su labor pastoral en la parroquia Saint Cayetan. Allí hay más de 3.500 feligreses inmigrantes inscritos. “Para mí ha sido una experiencia muy bonita haber caminado con ellos, sufrido y reído con ellos. He visitado en la cárcel algunos que están en proceso de deportación”, indica.

Recientemente esta religiosa comenzó a servir en la parroquia Ascension donde semanalmente se reúnen más de 70 jóvenes en diferentes grupos para conocer y compartir si fe. “Quiero hacerles ver qué esperamos de ellos, que son líderes, que en manos de ellos está el hacer una Iglesia más viva y entusiasta en los Estados Unidos, integrada con la parte anglo”, puntualiza la hermana.

Al preguntarle el motivo de su alegría ella no dudó en responder que esta radica en “la relación personal con Dios” y en la vida de oración que es “un encuentro con Dios, no con uno mismo. Eso me va a abrir a las necesidades de los hermanos”.

La hermana López tiene así «entre ceja y ceja» el celo por la promoción de las vocaciones entre los hispanos del norte de Colorado. “Si propiciamos una atmósfera y cultura de la vocación podemos hablar de vocaciones en cada grupo parroquial e invitar a todos a clarificar qué quiere Dios de ellos. Pues en el siglo XXI Dios sigue llamando”, concluye la religiosa.

Para ver el video de su intervención vaya https://www.facebook.com/esDenverCatholic/videos/1048768128598038/