Centro San Juan Diego ofrecerá dos noches legales al mes

Mavi Barraza

Desde sus inicios, Centro San Juan Diego se ha dedicado a brindar apoyo a la comunidad hispana a trabes de sus multiples servicios como la formacion de fe, educacion y las noches legales. Siendo estas ultimas, un éxito total en la comunidad. Anteriormente este servicio se ofrecía un vez al mes, pero a partir de este mes de junio incrementara a dos.

Abogados de Colorado Lawyers Committee and Denver Bar Association, Young Lawyers Division atienden entre 100 y 120 personas cada una de estas noches. Ellos ofrecen una asesoría legal gratuita y en español a los asistentes quienes pueden recibir una consulta en cualquier área de la ley, por ejemplo: inmigración, crédito, asuntos de la casa o la renta, empleo y leyes de familia.

“Se pudiera describir como una consulta inicial con un abogado sobre cualquier caso legal, para conocer su gravedad, significado, posibles soluciones y recibir el mejor consejo para enfrentar dicha situación” dijo Juan Carlos Reyes, director de servicios familiares de CSJD, quien entatizo que es de suma importancia entender que estas noches legales son solo como consulta “inicial”y no una representacion legal.

Según Reyes, aunque la mayoria de los asitentes a estas noches legales son hispanos, “en realidad vienen personas de todos lugares ya que las noches legales son conocidas por la gran mayoría de organizaciones que sirven a personas de bajos recursos”. También aseguro que “CSJD se enorgullece de poder brindar esta ayuda a la comunidad y esta profundamente agradecido con Colorado Lawyers Committee and Denver Bar Association-Young Lawyers Division por escoger a CSJD como el lugar adecuado para ofrecer dicha ayuda a nuestra comunidad”, finalizo.

Se le recomienda a todas las personas que deseen asistir a estas noches que lleven documentacion del caso a la consulta para que de esa menera puedan recibir una mejor asesoria.

Las fechas de las próximas Noches Legales en CSJD seran el miercoles 21 de junio y los miercoles 5, y 19 de Julio, de las 5:30 a las 7:00 respectivamente.

Próximamente: Nuevas tragedias, nuevos héroes

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Las malas noticias, como la del tiroteo en la escuela Marjory Stoneman Douglas de Parkland en Florida el pasado 14 de febrero, siempre traen historias de humanidad, heroísmo, acciones rápidas y solidarias que sorprenden y que reflejan la bondad en algunas personas quienes en cuestión de segundos se olvidan de sí y que son capaces de dar la vida para que otros no mueran.

A veces se vuelve incluso un lugar común que, tras un tiroteo haya una o dos historias de personas que se inmolaron y que se metieron en el fuego cruzado para salvar vidas y terminaron muriendo ellos.

Y creo que, más que recursos periodísticos para seguir dándole vuelta a la misma noticia trágica y sacar, al menos algún ángulo positivo después de un acto de tanta maldad, aquí se trata de ver cómo ante el pánico que genera un repentino tiroteo, hay quien, sin pensarlo reacciona casi instintivamente para salvar vidas a costa de la propia.

Es el caso de Aaron Freis, un entrenador de futbol de 37 años y ex alumno de esta escuela secundaria. Un estudiante declaró a Fox news que Freis “Se puso en medio de un par de personas y los protegió. Las balas le cayeron a él y con seguridad salvo sus vidas”.

La portavoz del equipo de futbol Denise Lehtio dijo que “murió de la misma manera como vivió – se puso a él en un segundo lugar”, luego lo describió como “un alma noble, un buen hombre”. Hoy Freis hace parte de la lista de víctimas pero quizás esta lista hubiese sido más numerosa si él no hubiera tomado la decisión instantánea de protegerlos e inmolarse por ellos.

El profesor de geografía Scott Beigel, 35 años también murió para salvar a varios alumnos cuando, en medio del tiroteo, abrió la puerta del aula para permitir que los estudiantes que huían de las balas entrasen al salón y se protegieran. Así ocurrió. Solo que él no logró cerrar la puerta y el joven atacante Nikolas Cruz lo sorprendió y le disparó. Así Beigel terminó siendo una víctima más. “Estoy viva gracias a él”, dijo una estudiante al programa Good Morning America.

Los actos de maldad de un atacante desquiciado contrarrestan con las acciones nobles de quienes aman tanto la vida que deciden sacrificarse por ella. Son historias que conmueven, que nos hacen preguntarnos qué hubiésemos hecho en su lugar y que nos permiten ver que la verdadera humanidad se manifiesta en actos de heroísmo que están presentes no solo en las películas de ficción sino en tantas almas nobles que, después de muertos, salen del anonimato para darnos lecciones de grandeza.