Caridades Católicas viviendas de apoyo para indigentes

Escritor Invitado

Por: Roxanne King

Gracias a los recién inaugurados Guadalupe Apartments de Caridades católicas, este será el primero de siete inviernos en el cual Christopher Llamas no será más un indigente. “El primero de enero hubiera sido el primer día del octavo año”, dijo el joven de 26 años a Denver Catholic. “Viví bajo puentes y en cualquier otro lugar donde pudiera encontrar refugio”.

Ahora tiene un pequeño estudio completamente amoblado y también servicios de apoyo que le ayudan a abordar los problemas que lo llevaron a ser indigente, que consisten, según él dice, en no poder mantener un trabajo debido a discapacidades cognitivas resultado del síndrome del bebé sacudido.

“Estoy muy agradecido”, dijo Llamas acerca de su casa recientemente adquirida. “Es maravilloso poder permanecer caliente en el invierno …es acostumbrarse a la vida normal”.

Llamas estaba entre 125 personas, incluidos residentes de Guadalupe Apartments, líderes de viviendas asequibles, inversionistas y funcionarios del gobierno que asistieron a la gran inauguración del primer complejo de viviendas de apoyo permanente a gran escala del condado de Weld el 27 de octubre.

El objetivo de Guadalupe Apartments, que están ubicados en el 1520 N. 11th Ave.en Greeley, es brindar estabilidad de vivienda a individuos o familias indigentes en camino hacia una vivienda sostenible.

“Este no solamente un edificio de departamentos”, dijo Justin Raddatz, director ejecutivo de Archdiocesan Housing Inc., una rama de Catholic Charities. “Es un hogar con entrenador”.

Guadalupe Apartments, que tuvo un costo de $13.5 millones, consiste en 47 estudios, de una y dos recámaras amobladas que integran la asistencia de vivienda asequible sin tiempo limitado con servicios de apoyo en el mismo sitio, incluyendo manejo de caso, evaluación de salud mental, y recursos de empleo.

“El propósito de los administradores de casos es servir a los residentes y eliminar las barreras que les impiden alcanzar sus objetivos, desde la necesidad de referencias médicas hasta el aprendizaje de Microsoft Word para conseguir un trabajo”, dijo Raddatz. “Eso es lo que el equipo de Archdiocesan Housing ofrece a todos los residentes de forma gratuita”.

Los apartamentos están subsidiados a través del programa US Department of Housing y Urban Development voucher, por lo que el costo de alquiler de los residentes no supera el 30 por ciento de sus ingresos, dijeron los representantes.

Larry Smith, presidente y director ejecutivo de Caridades Católicas de Denver, encabezó la ceremonia de inauguración y recepción, y agradeció a los muchos voluntarios, socios y organizaciones que hicieron posible el proyecto de 16 meses, incluyendo US Bank, el Colorado Department of Housing, la ciudad de Greeley, el Carrico Foundation, North Range Behavioral Health, y la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Según los representantes el proyecto fue financiado a través de las ganancias de las ventas de los créditos impositivos federales para viviendas de bajos ingresos y los créditos impositivos estatales.

“Recientemente, el informe de Freddie Mac sobre la asequibilidad del alquiler en Colorado no es bueno, porque dice que continúa empeorando”, dijo Smith a los asistentes. “La belleza de lo que hemos podido hacer aquí reuniendo una asociación de muchos grupos individuales … es para lograr vivienda … que ofrece a las personas que anteriormente no tenían hogar, dignidad y respeto”.

El arzobispo Samuel Aquila roció agua bendita en la puerta principal mientras bendecía las instalaciones.

“Oh Señor nuestro Dios”, oró, “… derrama tu bendición sobre todos los que vivirán aquí a lo largo de los años y en esta comunidad vecina y en esta ciudad”.

La vivienda Guadalupe comenzó a alquilar las unidades en septiembre, dijo Raddatz añadiendo que casi cada unidad ha sido ocupada. Al señalar la extrema necesidad de viviendas asequibles, dijo que 150 familias están en lista de espera.

“El límite de ingresos para calificar para una unidad es el 30 por ciento del ingreso medio del área”, le dijo al Denver Catholic. “Esto es realmente para personas que no tienen nada”.

Ashley Trujillo, de 24 años, se mudó junto con sus dos hijos de 5 y 7 años, a una unidad de dos recámaras hace dos semanas después de estar sin hogar durante seis meses, tiempo durante el cual se quedaron con su familia, se dormían en el sofá y en su automóvil.

“Esto es algo bueno, es una bendición, y estamos más que agradecidos”, dijo la madre soltera, y agregó que, con una vivienda estable, ahora puede enfocarse en seguir su educación. Su esperanza es convertirse en higienista dental.

“El departamento llegó bellamente amoblado”, dijo Trujillo, desde los muebles y electrodomésticos hasta los platos en la cocina y las toallas en el baño. Además, las instalaciones incluyen una sala de computación, una sala familiar, un lavadero y un gimnasio.

“Me encanta, es perfecto”, dijo Trujillo. “Pasamos de no tener nada, a tener todo esto”.  “Ahora mis hijos preguntan ‘¿Vamos a ir a casa después de escuela?’” recuerda con una sonrisa. “Y les digo, ¡Ya saben!”

 

Próximamente: Avanza la investigación de imagen de la virgen que llora en Nuevo México

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por Jaime Septién. Aleteia.org

Si el fenómeno es un engaño “no estamos seguros de cómo se haría, físicamente” dice el obispo de Las Cruces

Una historia de lágrimas –o de aceite de oliva—ha estado corriendo por todas las publicaciones católicas de Estados Unidos. Sucedió con una escultura de bronce de la Virgen de Guadalupe, en la parroquia que lleva su mismo nombre, en el pueblo de Hobbs, Nuevo México.

La parroquia, perteneciente a la diócesis de Las Cruces ha sido visitada ya por muchos peregrinos, pues feligreses informaron, desde mayo pasado, que habían visto que un líquido fluía de los ojos de la Virgen morena.

El obispo Oscar Cantú dijo al periódico Las Cruces Sun-News que se había enviado una muestra del fluido para su análisis científico que determinó que se trata de aceite de oliva, “un aceite de oliva perfumado”.

“Algunos de los testigos afirmaron que olía a rosas, por lo que puede ser algo similar al aceite que bendigo y consagro cada año y que usamos para el bautismo, para las confirmaciones y para la ordenación de los sacerdotes”, agregó el obispo Cantú.

La diócesis de Las Cruces –una de las diócesis con mayor porcentaje de habitantes católicos de origen hispano en Estados Unidos– todavía se encuentra investigando de dónde podría haber provenido el aceite.

“Examinamos el interior de la estatua hueca. No hay nada en el interior que se suponga que no debe estar allí, a excepción de las telarañas. Entonces tomamos fotos; lo examinamos”, dijo el obispo de Las Cruces al rotativo.

Los “frutos” de las lágrimas

Más adelante, agregó que los oficiales se habían contactado con los fabricantes de la estatua para ver si algún fluido o cera podría haber permanecido dentro de la estatua después de haberla lanzado. “En ese proceso, nos aseguraron que no habría posibilidad de que quedara humedad en el bronce”, subrayó el prelado.

El obispo Cantú aseguró que, incluso, si el fenómeno es un engaño “no estamos seguros de cómo se haría, físicamente”.

“Es bronce endurecido. Hemos examinado el interior y no hay nada en el interior”, agregó. Y más adelante dijo: “Si la Iglesia llega a la conclusión de que es un milagro, debe decidir si es de Dios o de un espíritu maligno. Ellos decidirán eso en base a los ‘frutos’ del fenómeno”.

“He leído la mayoría de esos testimonios escritos, y son historias de tremenda fe, personas que han estado lidiando con terribles sufrimientos en sus vidas y han sentido un tremendo consuelo espiritual por el hecho de que María camina con nosotros en nuestras lágrimas”, dijo el obispo Cantú.

“No puedo evitar pensar en mi propio derramamiento de lágrimas por la gente pobre que viene a nuestra frontera, huyendo de situaciones que amenazan la vida. Las lágrimas de esos niños que están separados de sus padres. Hay muchas razones por las que derramaríamos lágrimas, y Dios está con nosotros en esos momentos”.

A los testimonios de conversión y de beneficio espiritual se suman los reportes de los fieles presentes en el momento de las lacrimaciones y ahora los hallazgos de los análisis químicos practicados al líquido obtenido de la imagen.