Cardenal Stafford: “La Eucaristía ha sido el centro de mi vida”

Ante la llegada de su 60 aniversario de ordenación sacerdotal, el cardenal J. Francis Stafford, arzobispo emérito de Denver y quien fue además presidente del Pontificio para los Laicos, reflexiona sobre los orígenes y frutos de su vocación. Celebrará una Misa en acción de gracias con el arzobispo Samuel J. Aquila en la catedral basílica Immaculate Conception el 17 de diciembre de las 10:30 a.m.

DC: ¿Qué aspiraciones tenía de joven y cómo lo llamó Dios al sacerdocio?

Cardenal Stafford: Mi imagen de Dios se comenzó a formar desde muy temprana edad. De los encuentros de mis padres con Jesús en el confesionario, impresiones concretas se convirtieron en imágenes. Esas imágenes me hablaban de la santidad y belleza de Dios. Ahí entendí que Dios era grande y compasivo.

Sin embargo, la realidad se complicó con los años. La brutalidad del siglo XX… influyó en mi manera de ver el mundo. Estaba desconcertado por el horror de aquella época… Unos años después también descubrí el gozo de San Agustín de reflexionar sobre la belleza del Creador del mundo en sus Confesiones… Comprendí que el amor de Cristo transforma nuestra fealdad en la belleza de Dios.

Ambos, la belleza de Dios y el rozo de lo maligno han coexistido en mi fe y experiencia. La invitación de Jesús, “Los obreros son pocos”, resonó en mi interior. El hecho de que la vocación sacerdotal está volcada de lleno en el “ministerio de la reconciliación” se convirtió en la estrella que guiaría mi vida.

DC: ¿Qué prácticas le han ayudado a mantenerse fiel a su vocación durante estos 60 años?

Cardenal Stafford: Cada mañana al despertar, recito el versículo del Salmo 51: “Señor, ábreme los labios y mi boca proclamará tu alabanza”. Lo repito tres veces. Desde ese momento, la gracia de Dios conduce mi día por la senda correcta. Se convierte en una alabanza para Dios. Con práctica, esta acción adquiere impulso día tras día. Pone en el centro el misterio más bello de la fe cristiana: El Dios Trino. El amor y la belleza de la Santísima Trinidad iluminan todo el día, aún cuando Dios perece más distante que cercano.

El salmista ha sido un gran catequista para mí. Me ha enseñado que los seres humanos son naturalmente doxológicos (seres de alabanza), especialmente en la Noche Oscura – no solo como individuos, sino dentro de una comunidad… La oración de alabanza me ha llevado a apreciar porqué San Agustín escribió, “La meta de toda la atención y progreso cristiano es un piadoso y sobrio entendimiento de la Trinidad”.

DC: ¿Cuáles han sido algunos de los desafíos e hitos de su sacerdocio?

Cardenal Stafford: Los desafíos: Los cristianos europeos y norteamericanos están luchando contra el gran problema de la secularización… Generalmente, sus raíces se encuentran en el hecho de que la mayoría de los europeos y norteamericanos se encuentran arrojados al mundo sin un fundamento para vivir. La mayoría sienten como si estuvieran en una caída libre sin entradas o salidas comprensibles. El reto es la manera de confrontar esta realidad sin precedentes.

Los hitos de mi sacerdocio: el visitar a los enfermos confinados en casa. Son los pilares escondidos de cada iglesia local. Más allá de los enfermos, siempre sentí que la respuesta de Colorado a la invitación de celebrar la Jornada Mundial de la Juventud en 1993 en Denver fue la medida más grande. En otras palabras, el evento vino de Dios… [y] Dios estaba encantado con los habitantes de Colorado.

DC: ¿Quiénes han sido sus más grandes modelos y cómo han impactado su vocación?

Cardenal Stafford: Mis padres han sido mis más grandes modelos cristianos. Su amor y amistad fueron mutuos y para toda la vida. Los dos eran mejores amigos. A los 10 años de casados, su vida matrimonial fue duramente probada. Mi madre estuvo gravemente enferma de tuberculosis.

Tuvo que permanecer hospitalizada por largo tiempo y fue sometida a tres cirugías importantes durante un periodo de tres años. En esa etapa, su fe, valor y amor siempre estuvieron presentes. El amor de mi padre por su esposa nunca vaciló durante su hospitalización… Su presencia fue consoladora, tranquila y sencilla. La gracia del sacramento del matrimonio los sostuvo a ambos y fue un testimonio muy grande para mí.

DC: Tomando en cuenta su experiencia sacerdotal, ¿Qué prácticas son esenciales para un sacerdote de la Nueva Evangelización?

Cardenal Stafford: La Eucaristía ha sido el centro de mi vida… A través de los años he aprendido que el celibato sacerdotal tiene que ver con la naturaleza escatológica de la Eucaristía. En el año 390, los obispos del Concilio de Cartago resaltaron esta relación, “Conviene que los santos obispos y sacerdotes de Dios… practiquen la continencia completa, para que puedan obtener, con toda sencillez, lo que le piden a Dios; que lo que enseñaron los apóstoles y ha mantenido la antigüedad misma, lo observemos también nosotros”.

He reflexionado por más de cuatro décadas sobre la transparencia de su declaración. Aún me pregunto por qué los obispos eligieron la frase “con toda sencillez”. Su elección está relacionada al obrar del sacerdote “en la persona de Cristo”. La relación es Eucarística y la Eucaristía es doxológica. Me sorprendió particularmente su afirmación de que el celibato clerical tenía orígenes apostólicos.

Finalmente, un amigo laico me enseñó una de las gracias más grandes de estos 60 años: “La gratitud por el don se muestra sólo cuando dejamos que el don nos haga fecundos”, como dijo Meister Eckhart. Esa es mi oración en la celebración de mi 60 aniversario de ordenación sacerdotal.

 

Próximamente: Informe indica que los servicios de Planned Parenthood están en declive

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Los manifestantes de la Marcha por la Vida que se realizó en el Capitolio de Colorado el pasado sábado 13 de enero, deben sentirse más motivados en su lucha por defender la vida desde su concepción hasta la muerte natural, después de ver el informe anual de Planned Parenthood,

El informe, publicado en la víspera de Año Nuevo, indica una disminución continua de los servicios no relacionados con el aborto que ha tenido una tendencia a la baja en los últimos cinco años.

En un boletín electrónico enviado por el grupo pro-vida The Susan B. Anthony List, se muestra una serie de estadísticas donde se enseña que los otros servicios médicos que supuestamente fueron ofrecidos por Planned Parenthood y que han ido reduciéndose gradualmente.

Los servicios totales ofrecidos por la organización se han reducido de aproximadamente 11’033.366 a 9’357.592. Los servicios de atención prenatal han disminuido en más del 60 por ciento. Los servicios de anticoncepción han disminuido por casi un millón.

El número de abortos realizados por Planned Parenthood se ha mantenido constante en los últimos cinco años. En ese período, realizaron más de 1.6 millones de abortos y se practicaron aproximadamente 126 abortos por cada referencia de adopción.

Sin embargo, aunque Planned Parenthood aún puede estar realizando la misma cantidad de abortos anualmente, el número total de abortos realizados está disminuyendo en todo el país.

Esto es un estímulo para los cientos de defensores de la vida que participaron en la marcha del 13 de enero.

“Aquí en Colorado, nuestro estilo de vida es de salud óptima. Nuestras mujeres son muy conscientes de lo que comen y beben, y se dan cuenta de que los anticonceptivos contienen hormonas que no son completamente seguros”, dijo Lynn Grandon, directora del programa de Respect Life Office en Catholic Charities de Denver. Muchas mujeres están siendo conscientes y adoptando métodos naturales de una fertilidad que sea segura y efectiva.

La Marcha por la Vida estuvo a cargo de las mujeres de Endow, que  busca estudiar el tema de la dignidad de la mujer en el pensamiento de San Juan Pablo II.