Campaña ofrece ayuda en educación a las familias de medianos ingresos

Debido a bajas inscripciones, dificultades financieras y recursos limitados, los retos que enfrentan las escuelas católicas pueden parecer insuperables, dijo Elías Moo, superintendente de las escuelas católicas de la Arquidiócesis de Denver.

“Pero a pesar de esta realidad, yo diría que ahora más que nunca el mundo necesita de nuestras escuelas, especialmente en el contexto cultural moderno que se ha desviado bruscamente lejos de Dios y está más consumido por el secularismo y el relativismo” dijo.

Para ayudar a crecer nuestras escuelas católicas, la Schmitz Family Foundation ha lanzado la campaña “Fill the Seats” (llena las sillas n.d.t), que permitirá a las escuelas proporcionar becas escolares para familias de medianos ingresos.

Junto con las becas Alliance for Choice in Education (ACA por sus siglas en ingles), Schmitz Family Foundation proporciona más de $2.5 millones cada año en becas a estudiantes que asisten a escuelas católicas locales. La fundación se ha comprometido con $500.000 adicionales para lanzar la campaña “Fill the Seats”, y la ACE también aumentará los fondos.

Tanto los párrocos como los directores escolares serán los responsables de congregar familias y estudiantes que sean aptos para sus escuelas.

Annie McBournie, de Schmitz Family Foundation habló con los directores escolares el pasado 11 de abril acerca del por qué las familias merecen esta oportunidad de elegir a las escuelas católicas.

“Nuestras familias están felices en nuestras escuelas”, dijo McBournie. “Sienten que le aportan. Se sienten seguros; sienten que se les escucha”.

McBournie explicó que los estudiantes en las escuelas católicas pasan 222 horas más al año en las aulas que las escuelas públicas de Colorado, lo que se debe a días escolares ligeramente más largos y menos días dedicados a evaluar a los estudiantes.

“Nuestros puntajes ACT (un examen estandarizado que requiere en Estados Unidos para la aplicación de ingreso a la universidad) son tres puntos más altos en todos los ámbitos que el promedio de Colorado”, dijo. “Los estudiantes de Schmitz son tres puntos más altos en inglés y lectura y tienen más de dos puntos más en matemáticas y ciencias”.

Esas estadísticas son atractivas para las familias, y Moo cree que “Fill the Seats” dará la mayor cantidad posible de oportunidad para aprovechar lo que una educación católica puede ofrecer.

“No queremos que las finanzas sean un obstáculo para las familias que desean dar a sus hijos una excelente educación católica” dijo Moo.

Normalmente, las familias de bajos ingresos reciben la mayoría de las becas y asistencia para la colegiatura, pero esta es diferente, añadió.

“Estamos contentos de que esta campaña les permita a nuestras escuelas otorgar nuevas becas a familias trabajadoras de medianos ingresos que, quizás en el pasado, no alcanzaron los límites de ingresos de becas”.

Moo esta entusiasmado de que Schmitz Family Foundation esté jugando un papel clave en ayudar a crecer nuestras escuelas.

“Estamos muy agradecidos con Schmitz Family Foundation por su deseo y voluntad de fortalecer nuestras comunidades escolares católicas”, aseguró.

Traducido del original en inglés por Mavi Barraza.

Próximamente: Avanza la investigación de imagen de la virgen que llora en Nuevo México

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por Jaime Septién. Aleteia.org

Si el fenómeno es un engaño “no estamos seguros de cómo se haría, físicamente” dice el obispo de Las Cruces

Una historia de lágrimas –o de aceite de oliva—ha estado corriendo por todas las publicaciones católicas de Estados Unidos. Sucedió con una escultura de bronce de la Virgen de Guadalupe, en la parroquia que lleva su mismo nombre, en el pueblo de Hobbs, Nuevo México.

La parroquia, perteneciente a la diócesis de Las Cruces ha sido visitada ya por muchos peregrinos, pues feligreses informaron, desde mayo pasado, que habían visto que un líquido fluía de los ojos de la Virgen morena.

El obispo Oscar Cantú dijo al periódico Las Cruces Sun-News que se había enviado una muestra del fluido para su análisis científico que determinó que se trata de aceite de oliva, “un aceite de oliva perfumado”.

“Algunos de los testigos afirmaron que olía a rosas, por lo que puede ser algo similar al aceite que bendigo y consagro cada año y que usamos para el bautismo, para las confirmaciones y para la ordenación de los sacerdotes”, agregó el obispo Cantú.

La diócesis de Las Cruces –una de las diócesis con mayor porcentaje de habitantes católicos de origen hispano en Estados Unidos– todavía se encuentra investigando de dónde podría haber provenido el aceite.

“Examinamos el interior de la estatua hueca. No hay nada en el interior que se suponga que no debe estar allí, a excepción de las telarañas. Entonces tomamos fotos; lo examinamos”, dijo el obispo de Las Cruces al rotativo.

Los “frutos” de las lágrimas

Más adelante, agregó que los oficiales se habían contactado con los fabricantes de la estatua para ver si algún fluido o cera podría haber permanecido dentro de la estatua después de haberla lanzado. “En ese proceso, nos aseguraron que no habría posibilidad de que quedara humedad en el bronce”, subrayó el prelado.

El obispo Cantú aseguró que, incluso, si el fenómeno es un engaño “no estamos seguros de cómo se haría, físicamente”.

“Es bronce endurecido. Hemos examinado el interior y no hay nada en el interior”, agregó. Y más adelante dijo: “Si la Iglesia llega a la conclusión de que es un milagro, debe decidir si es de Dios o de un espíritu maligno. Ellos decidirán eso en base a los ‘frutos’ del fenómeno”.

“He leído la mayoría de esos testimonios escritos, y son historias de tremenda fe, personas que han estado lidiando con terribles sufrimientos en sus vidas y han sentido un tremendo consuelo espiritual por el hecho de que María camina con nosotros en nuestras lágrimas”, dijo el obispo Cantú.

“No puedo evitar pensar en mi propio derramamiento de lágrimas por la gente pobre que viene a nuestra frontera, huyendo de situaciones que amenazan la vida. Las lágrimas de esos niños que están separados de sus padres. Hay muchas razones por las que derramaríamos lágrimas, y Dios está con nosotros en esos momentos”.

A los testimonios de conversión y de beneficio espiritual se suman los reportes de los fieles presentes en el momento de las lacrimaciones y ahora los hallazgos de los análisis químicos practicados al líquido obtenido de la imagen.