Así se vivió la Marcha por la Vida 2018 en Denver

Equipo de Denver Catholic
Centenares de personas se tomaron las calles el pasdo 13 de enero para alzar su voz por la dignidad de cada vida humana, desde su concepción hasta su muerte natural, durante la Marcha anual por la vida 2018.
Antes de que los marchantes se congregaran en el Capitolio de Colorado, el arzobispo Samuel Aquila celebró una Misa en la Catedral Basílica Immaculate Conception. De manera simultánea se celebron misas en otras parroquias de Denver, tanto en inglés como en español. 
Dentro de los oradores de los discursos que se pronunciaron antes de la marcha estuvieron Dr. Don Sweeting, presidente de la Colorado Christian University. Chris Stefanick de Real Life CatholicBethany Janzen coordinadora regional de Students for Life of América y otros más.
Este año la Marcha estuvo a cargo de las mujeres que integran el ministerio de Endow, y debida la alta presencia de mexicanos, estuvo animada por matachines y mariachis. 

 

“Toda esa belleza que vemos que nos rodea no es tan hermosa como mirar al rostro de un niño recién nacido,”, dijo en su discurso el  Arzobispo Samuel Aquila. “Invito a todos ustedes a celebrar estos dones de manera más ferviente y entusiasta.  A mirar a tu alrededor y a que no te quedes en las tinieblas  sino que habites en la luz, en la luz de Cristo”,  exhortó el Arzobispo durante la Marcha por la Vida que se realizó en Denver el pasado 13 de enero frente al Capitolio de Colorado. Foto de Brandon Young.

 

La comunidad de las “Sisters of Life” “Hermanas de la vida” estuvo presente en la Marcha por la Vida. Una de sus integrantes ofreció un discurso frente al Capitolio de Colroado. Foto de  Brandon Young.

 

La Marcha contó con matachines y danzas típicas mexicanas que llenaron de colorido y alegría el evento. Foto de Brandon Young.

 

La marcha estuvo a cargo del ministerio Endow que busca estudiar las enseñanzas de San Juan Pablo II sobre la dignidad de la mujer. Foto de Brandon Young.

 

Los mariachis también estuvieron presentes animando la marcha con sus guitarras, violines y con las melodías típicas mexicanas.  Foto de Brandon Young.

 

Unos 2 mil marchantes se congregaron frente al Capitolio de Colorado para clamar por el fin del aborto y la defensa de la vida de los más vulnerables. Foto de Cari Devlin.

 

Centenares de hispanos provenientes de diferentes parroquias del norte de Colorado asistieron a la marcha. Foto de Cari Devlin.

 

Los jóvenes estuvieron presentes con su alegría, entusiasmo y creatividad para decir que ellos también están a favor de los no nacidos, los ancianos y todos aquellos que la sociedad considera menos valiosos. Foto de Cari Devlin.

 

Padres de familia con sus hijos hicieron ver lo bello que es generar vida y cuidar de los más pequeños. Foto de Cari Devlin.

Próximamente: Lecciones de Tailandia y Croacia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

(Fotos de Getty Images y Flickr)

Dos países que no necesariamente aparecen en las primeras páginas de nuestros periódicos con frecuencia, hicieron noticia en los últimos días con su buen ejemplo y sus lecciones de humildad y hermandad.

Fue impresionante ver el rescate de los niños del equipo de fútbol “Los jabalíes salvajes”, que se quedaron atrapados en una cueva ubicada en la provincia norteña de Chiang Rai en Tailandia. Daba escalofrío solamente ver el infográfico de ese complejo sistema de cuevas y ver cómo el agua había penetrado los angostos y oscuros túneles por los que pasaron los valientes buzos. Nos conmovimos con la heroicidad de Saman Gunan, el ex buzo de las fuerzas de élite de la Armada, quien a sus 38 años falleció en medio del intento por traer con vida a los niños. También con la generosidad del doctor australiano Richard Harris quien decidió, en medio de sus vacaciones en Tailandia, unirse al requipo de rescate y salir glorioso de esta travesía para luego recibir la noticia de la muerte de su padre.

El entrenador Ake, un ex monje budista nos ha dado una lección de perseverancia y serenidad en momentos de altísima tensión. Él les enseñó a los chicos técnicas de meditación para que mantuvieran la calma y para que pudieran respirar consumiendo la menor cantidad de aire posible. Una actitud que fue fundamental para que todos salieran con vida.

La solidaridad mundial, los cientos de tailandeses que donaron víveres a las familias de los niños atrapados y la vigilia de oración realizada alrededor de la cueva sirvieron como ejemplo de hermandad, de que el refrán “La unión hace la fuerza” es mucho más que un cliché cuando se hace vida.

Y los croatas nos dejaron muchas lecciones en el mundial Rusia 2018 con su juego limpio, su espíritu de equipo, su perseverancia hasta el final del partido, (incluso en medio de las decisiones polémicas del árbitro) y su actitud de humildad y grandeza al obtener el subcampeonato. Fue conmovedor ver a la presidenta Kolinda Grabar-Kitarovic, con su camiseta puesta celebrando los dos goles y abrazando al final del partido a cada uno de los integrantes de este equipo que desafió todos los pronósticos.

Los jugadores de esta joven y sufrida nación no se atemorizaron al enfrentar a grandes rivales. Muchos quisimos ver a Croacia llevarse la Copa Mundo porque también nos hemos alegrado cuando un país (Como Francia en 1998 y España en 2010) se lleva por primera vez este trofeo a casa.

Varios de los jugadores, como Luka Modric, Dejan Lovren, Ivan Rakitic y Mario Mandzukic fueron víctimas en su infancia de la guerra de los Balcanes que terminó con la disolución de Yugoslavia en 1991. Algunos se vieron forzados a permanecer en su país. Otros pudieron huir y tuvieron que crecer lejos de su tierra. La casa de Modric fue incendiada por las fuerzas Serbias y su abuelo murió víctima de este conflicto. “La guerra me hizo más fuerte. No quisiera tener eso en mí para siempre, pero tampoco quiero olvidarlo”, comentó en una entrevista que citó la BBC.

En dos hechos y escenarios diferentes hemos aprendido que aún en circunstancias casi imposibles, se puede creer en el heroísmo, en el servicio desinteresado, en la capacidad de superación y en la humildad, una virtud tan olvidada como necesaria y que es el motor silencioso de esos actos que engrandecen la humanidad.