Arzobispo de Denver ofrece consuelo y oraciones por el tiroteo en la Escuela Arapahoe

Asegura oraciones de la Arquidiócesis por las víctimas

Lara Montoya

Reproducimos aquí las palabras del Arzobispo de Denver, Samuel J. Aquila, por la tragedia ocurrida hoy 13 de diciembre, en la Escuela Arapahoe:

 Hoy, ofrecemos nuestras oraciones y profunda compasión por todos aquellos afectados por el tiroteo en la escuela secundaria Arapahoe. Me entristece esta tragedia, que se viene repitiendo muy seguido en estos últimos tiempos. Mi corazón se une a las víctimas y a sus familias, con mis oraciones, así como las de los fieles de la arquidiócesis de Denver.

De acuerdo a los reportes de la policía, un hombre armado ingresó hoy a la escuela secundaria en Littleton con la intención de matar a un profesor específico. En vez de eso, hirió a dos estudiantes y según se dice, se quitó la vida. Uno de los dos estudiantes se encuentra ahora en condiciones críticas, mientras que el otro está siendo tratado por heridas menores.

Este tiroteo sucedió en la víspera del primer año de aniversario del tiroteo de la escuela primaria Sandy Hook, en Newton, Connecticut, y a sólo pocas millas de la escuela secundaria Columbine, donde en 1999 el mundo fue testigo de uno de los tiroteos, en una escuela, más letales de la historia de nuestro país, que dejó 13 muertos. El pasado julio, recordamos un año de aniversario del tiroteo en el Century Movie Theater, en Aurora que dejó 12 muertos.

Las imágenes de cientos de estudiantes evacuando la escuela- con pánico en sus rostros y con las manos en alto para que los policías puedan registrarlos- son alarmantes. Así como la información que recibimos sobre el agresor, que llevaba vestimenta de combate al ingresar a la escuela, portando un arma sin la intención de esconderla y preguntando por el paradero de un profesor específico, al dar su nombre.

Afortunadamente para los estudiantes de la escuela secundaria Arapahoe, los agentes de seguridad, los policías, los paramédicos, los profesores y el personal administrativo de la escuela fueron capaces de responder de manera efectiva a las medidas de seguridad. Las escuelas Católicas del área también siguieron los protocolos de seguridad apropiados. All Souls, St. Thomas More, St. Therese, St. Pius, St. Mary’s Littleton, Our Lady of Loreto, St. Louis (Englewood), y Bishop Machebeuf High School, tomaron todas las medidas de seguridad.

Sin embargo, desafortunadamente para todos nosotros, una vez más somos confrontados con los efectos de una cultura que no respeta la vida y que está desesperadamente necesitada de una sanación que sólo Dios puede dar.

A medida que preparamos nuestros corazones para el nacimiento de Cristo, tengamos presente en nuestras oraciones a nuestra juventud. En estas últimas semanas de Adviento, pidamos también para que como sociedad, encontremos el camino de la paz, que empieza con la aceptación de la misericordia y el perdón de Dios.

Próximamente: Arzobispo a los diáconos: “Hagan que sus matrimonios se destaquen”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

“Es esencial que sus matrimonios se destaquen”, dijo el arzobispo Samuel J. Aquila a los nueve hombres que fueron ordenados diáconos permanentes el pasado 17 de junio en la catedral basílica Immaculate Conception.

En la misma ceremonia fue ordenado también un diácono transitorio. Se trata de Shannon Thurman quien actualmente está estudiando en el seminario St. John XXIII de Massachusetts para ser sacerdote de la Arquidiócesis de Denver.

Los nuevos diáconos permanentes son: David Arling y Hal Goldwire, ambos del estado de Ohio; Ronald F. Beck, Robert Lanciotti, Ernest Martinez, Darell Nepil, y Pat Travis de Colorado; Geoffrey Bennett de Pensilvania y Greg Perzinski de Wyoming.

“Como diáconos ustedes están llamados a servir de diferentes maneras”, dijo el Arzobispo en su homilía antes de la ordenación. “Recuerden que el matrimonio es su primera vocación y que siempre debe ir primero”.

Monseñor Aquila les hizo un llamado a ser testigos en el mundo “del don y de la bendición del matrimonio”.

El Arzobispo, dirigiéndose a los sacerdotes que estarán trabajando con los diáconos en las parroquias, les alentó a recordar también que los diáconos son hombres casados, con esposa, hijos y nietos”.

“Ellos tienen familia. Tienen responsabilidades. Y uno de ellos es todavía joven y tiene seis hijos”, dijo el Arzobispo refiriéndose al diácono Greg Perzinski de 39 años, quien servirá en la parroquia Michael the Archangel en Aurora.

El Arzobispo dijo también que los diáconos son “testigos en el mundo”.

“Que el Señor cuya palabra es verdad, (…) continúe fortaleciéndolos y continúe guiándolos en su ministerio”, dijo. “Que ustedes continúen abriendo sus corazones, como María, a una mayor receptividad a su palabra”.

“Sepan que María intercede por ustedes todos los días como hijos para llevaros al único hijo, su hijo, Jesucristo. Que su amor por Él continúe aumentando cada día y que ustedes sean fieles siervos de Cristo en la Iglesia”.

Los diáconos se postraron en el suelo ante el altar mientras que el coro y los fieles cantaban la letanía de los santos. El Arzobispo puso sus manos en cada uno de los elegidos y pronunció silenciosamente las palabras de la ordenación. Cada uno fue presentado con los libros del Evangelio  como símbolo de que cada uno está llamado a creer, enseñar y practicar la Palabra de Dios.

¿Qué es el diácono permanente?

Es el primer grado del sacramento del orden. Inferior al de los presbíteros y obispos. Los diáconos asisten al obispo y a los presbíteros en la celebración de los divinos misterios sobre todo de la Eucaristía y en la distribución de la misma. Asisten a la celebración del matrimonio, proclaman y predican el Evangelio, pueden administrar el sacramento del Bautismo, presidir exequias y entregarse a los diversos servicios de la caridad.  Todo sacerdote debe ser ordenado primero diácono transitorio. En cambio, el diaconado permanente puede ser conferido a hombres casados, lo cual constituye un enriquecimiento importante para la misión de la Iglesia.

Fuente: Catecismo de la Iglesia Católica 1569 – 1571.