Arquidiócesis tiene un nuevo centro para campamentos

Annunciation Heights localizado en Estes Park

Aaron Lambert

Annunciation Heights es el nuevo campamento católico para jóvenes y familias localizado en Estes Park y fue adquirido por la Arquidiócesis de Denver el año pasado. Consta de cuatro cabañas y 188 camas y servirá como hogar para campamentos de verano para jóvenes y familias, programas al aire libre para la primavera y el verano, y retiros para jóvenes, universidades, movimientos y ministerios parroquiales durante todo el año. Se espera que Annunciation Heights proporcione un lugar para que los visitantes se retiren del ajetreo y bullicio de la vida, para reunirse en un bello entorno y para que sean atendidos por un excelente personal y así se acerquen a Cristo.

Ofrece atractivos como una tirolina, (o zip line), pesca en el lago, canoas para remar; un curso de cuerdas bajas y altas y un muro de escalada entre otros.

Kyle Mills, director ejecutivo de Annunciation Heights, explica la razón del nombre de este lugar: “El misterio [de la Anunciación] ayuda a introducir lo que significa ser discípulos de Jesús, ejemplificado por la Santa Madre quien demostró por su fe y docilidad cómo responder al Espíritu Santo en nuestras vidas diciendo: ‘Hágase en mí según tu palabra” (Lc 1, 38).

Mismo legado, nuevas tradiciones

Annunciation Heights está localizado a dos millas del camino a St. Malo, el antiguo campamento juvenil arquidiocesano fundado por Monseñor Joseph Bosetti en 1916 y visitado por San Juan Pablo II en 1993. Este fue devastado por un incendio en el 2011, y aunque había planes para reconstruirlo, un deslave de tierra en el 2013 los arruinó.

Sin embargo, la icónica capilla en las rocas aún sigue de pie. Annunciation Heights utilizará este espacio para sus operaciones. “No necesitaremos reinventar la rueda, más bien podemos aprovechar el legado de dos grandes hombres que caminaron aquí antes que nosotros y nos sentaron una base sólida sobre la cual construir”, indicó Mills

Annunciation Heights se esforzará por construir no solo un programa dinámico de campamento juvenil de verano, sino también campamentos familiares. Abrirá sus primeros dos campamentos familiares en julio y continuará en verano con nuevos campamentos juveniles e infantiles.

Auténtica hospitalidad cristiana

El campamento ha estado operando desde mediados de marzo, y ya ha hospedado varios grupos. En agosto, comenzará un programa de misiones para que jóvenes adultos puedan dirigir y servir, en una misión que dura un año que incluirá formación, oración y servicio. El programa de misioneros será “el corazón y alma” del campamento, dijo Mills. Actualmente se están aceptando solicitudes para el programa.

Un campamento con los brazos abiertos

Si bien Annunciation Heights es principalmente un campamento católico, serán bienvenidos otros grupos de diferentes iglesias y denominaciones cristianas dijo Mills. De hecho, su pintoresca ubicación a las afueras de Estes Park lo convierten en un lugar ideal para cualquier grupo que tenga un retiro.  Así buscará combinar el ecumenismo con la identidad católica.

Annunciation Heights también será la nueva ubicación del siempre popular programa de sensibilización con la creación JPII Outdoor Lab, el cual continuará sirviendo a todas las escuelas católicas de la Arquidiócesis, e incluso prestará servicios en algunas escuelas públicas para sus clases de educación al aire libre.

Este centro servirá para campamentos programados y retiros durante todo el año. No importa quién se quede en el campamento y experimente la belleza de las maravillas naturales que lo rodean, la misión sigue siendo la misma.

“Los jóvenes y las familias están particularmente ávidos de un lugar para encontrarse con Jesús, y de una manera tangible”, dijo Mills. “En el corazón de todo, queremos dar a conocer a Jesús”.

 

Capellán hispano

Para propiciar la fe y el recogimiento en Annunciation Heights, la Arquidiócesis ha nombrado como capellán al Padre Salvador Sánchez.

“No me esperaba este nombramiento, pero el Obispo me consideró por ser bilingüe”, dijo el sacerdote a Denver Catholic en Español. “Creo que hay una pequeña comunidad hispana en las montañas y han estado olvidados por mucho tiempo. Quiero trabajar con ellos, trabajar en el campus de la nueva casa de retiros, organizar muchos retiros en español. Es algo muy emocionante. Los hispanos siempre buscan identificarse con los hispanos, buscan los líderes”, concluyó el padre Salvador.

 

Annunciation Heights: Para reservas vaya a: annunciationheights.org

(970) 586-5689

 

 

 

 

 

Próximamente: Avanza la investigación de imagen de la virgen que llora en Nuevo México

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por Jaime Septién. Aleteia.org

Si el fenómeno es un engaño “no estamos seguros de cómo se haría, físicamente” dice el obispo de Las Cruces

Una historia de lágrimas –o de aceite de oliva—ha estado corriendo por todas las publicaciones católicas de Estados Unidos. Sucedió con una escultura de bronce de la Virgen de Guadalupe, en la parroquia que lleva su mismo nombre, en el pueblo de Hobbs, Nuevo México.

La parroquia, perteneciente a la diócesis de Las Cruces ha sido visitada ya por muchos peregrinos, pues feligreses informaron, desde mayo pasado, que habían visto que un líquido fluía de los ojos de la Virgen morena.

El obispo Oscar Cantú dijo al periódico Las Cruces Sun-News que se había enviado una muestra del fluido para su análisis científico que determinó que se trata de aceite de oliva, “un aceite de oliva perfumado”.

“Algunos de los testigos afirmaron que olía a rosas, por lo que puede ser algo similar al aceite que bendigo y consagro cada año y que usamos para el bautismo, para las confirmaciones y para la ordenación de los sacerdotes”, agregó el obispo Cantú.

La diócesis de Las Cruces –una de las diócesis con mayor porcentaje de habitantes católicos de origen hispano en Estados Unidos– todavía se encuentra investigando de dónde podría haber provenido el aceite.

“Examinamos el interior de la estatua hueca. No hay nada en el interior que se suponga que no debe estar allí, a excepción de las telarañas. Entonces tomamos fotos; lo examinamos”, dijo el obispo de Las Cruces al rotativo.

Los “frutos” de las lágrimas

Más adelante, agregó que los oficiales se habían contactado con los fabricantes de la estatua para ver si algún fluido o cera podría haber permanecido dentro de la estatua después de haberla lanzado. “En ese proceso, nos aseguraron que no habría posibilidad de que quedara humedad en el bronce”, subrayó el prelado.

El obispo Cantú aseguró que, incluso, si el fenómeno es un engaño “no estamos seguros de cómo se haría, físicamente”.

“Es bronce endurecido. Hemos examinado el interior y no hay nada en el interior”, agregó. Y más adelante dijo: “Si la Iglesia llega a la conclusión de que es un milagro, debe decidir si es de Dios o de un espíritu maligno. Ellos decidirán eso en base a los ‘frutos’ del fenómeno”.

“He leído la mayoría de esos testimonios escritos, y son historias de tremenda fe, personas que han estado lidiando con terribles sufrimientos en sus vidas y han sentido un tremendo consuelo espiritual por el hecho de que María camina con nosotros en nuestras lágrimas”, dijo el obispo Cantú.

“No puedo evitar pensar en mi propio derramamiento de lágrimas por la gente pobre que viene a nuestra frontera, huyendo de situaciones que amenazan la vida. Las lágrimas de esos niños que están separados de sus padres. Hay muchas razones por las que derramaríamos lágrimas, y Dios está con nosotros en esos momentos”.

A los testimonios de conversión y de beneficio espiritual se suman los reportes de los fieles presentes en el momento de las lacrimaciones y ahora los hallazgos de los análisis químicos practicados al líquido obtenido de la imagen.