Ante la situación migratoria mantener la calma

Carmen Elena Villa

“Ofrecemos esta Misa por la situación de tantos inmigrantes en este país”. Estas fueron las palabras del padre Benito Hernández, párroco del santuario de Our Lady of Guadalupe en Denver, al iniciar la Eucaristía del pasado domingo 19 de febrero.

El sacerdote dijo en diálogo con El Pueblo Católico que desde el cambio de gobierno él ha visto “más confianza de parte de la gente, más devoción”.

“Usualmente el tema de la situación migratoria es como un tabú en la comunidad. Me lo platican más privadamente, pero si yo no lo abro (el dialogo), no lo tocamos”, indicó el párroco quien dijo además que él trata siempre de apoyar a la comunidad con cartas para que los feligreses las presenten al departamento de inmigración, y puedan regularizar su situación. “Es una manera de apoyarlos y que sientan que la Iglesia está con ellos”. Igualmente, la parroquia Our Lady of Guadalupe tiene una abogada de inmigración que brinda consultas gratis a los feligreses una vez al mes.

Sin embargo, el miedo sigue siendo parte de la vida de muchos inmigrantes que temen ser deportados y separados de sus familias.

El Pueblo Católico logró hablar sobre este tema con los cónsules del Perú, Guatemala y también estuvo presente en una conferencia de prensa que ofreció el Consulado General de México en Denver sobre el mismo asunto.

 

Información protegida

Las Escuelas Públicas de Denver (DPS, por sus silgas en inglés) dieron a conocer el pasado 21 de febrero en una conferencia de prensa que se llevó a cabo en el Consulado de México, la resolución mediante la cual se comprometen a realizar “todo lo que esté a su alcance a nivel legal para proteger la información confidencial de los estudiantes y garantizar que la ejecución de medidas inmigratorias no interfiera con sus entornos de aprendizaje”.

El representante de DPS aseguró que ellos no solicitarán ni mantendrán información sobre el estatus migratorio de los estudiantes “a menos que así lo exija la ley, y harán todo lo que se le permita legalmente al Distrito para proteger los derechos constitucionales y legales de sus estudiantes”.

“Lo más importante es que vamos a implementar acciones conjuntas entre el consulado y las Escuelas Públicas de Denver”, dijo Jeremías Guzmán, cónsul adscrito de México en Denver. “Queremos ser esa voz para llevar el mensaje de tranquilidad para todas las comunidades mexicanas donde estemos. Lo más importante es que el niño vaya a la escuela y que siga estudiando”, aseguró el funcionario.

 

 Estar informados:

Por su parte el Cónsul del Perú en Denver, Eduardo Barandiarán recordó que el actual gobierno estableció el denominado “Plan de Contingencia Migratoria para la Comunidad Peruana en los Estados Unidos de América (PCMCP-USA)”, en el cual “el Estado analiza el tema migratorio e intercambia información con todos los consulados  en este país y con la embajada peruana en Washington D.C, a fin de proponer  acciones y recomendaciones en favor de todos nuestros connacionales que se vean afectados por las nuevas medidas migratorias”. También recomendó a los peruanos residentes en Denver y en la zona de influencia de este consulado, (Nuevo México, Colorado, Utah, Wyoming, Montana, Nebraska, Idaho, Dakota del Norte y Dakota del Sur) acudir a su página de Facebook, en la cual se está actualizando constantemente la información sobre el tema migratorio.

“En todo momento hay que mantener la calma, averiguando preventivamente si se es elegible para algún beneficio migratorio, la residencia permanente o la ciudadanía estadounidense”, indicó el cónsul a El Pueblo Católico.

 

Respetar las leyes

El cónsul de Guatemala en Denver, Juan Fernando Valey hizo un llamado a todos sus compatriotas a evitar el pánico en estos momentos. “No se dejen llevar por lo que dice la comadre o el vecino. Mejor acérquense a las autoridades de los consulados. Es importante que se asesoren por personas idóneas en el caso de temas migratorios”. Valey dijo que el consulado de Guatemala en Denver ofrece ahora una ventanilla gratuita de orientación legal migratoria con abogados expertos. También advirtió sobre falsos abogados que ofrecen resolver la situación migratoria en dos semanas por 5 mil dólares. “Antes de contratar a los abogados cada ciudadano tiene el derecho a pedirle su identificación para evitar estas estafas”, indicó Valey.

Por otro lado, el cónsul hizo un llamado a los inmigrantes para que eviten cualquier violación de alguna ley de este país que puede llevar a la deportación, incluso a quienes tienen su residencia: “Por ejemplo, conducir bajo la influencia de alcohol y peor aún, si llevan consigo menores de edad; también caer en cualquier tipo de violencia doméstica”. Por último, el cónsul invitó a todos los guatemaltecos a que llamar al centro de atención para cualquier consulta o necesidad al 1 844 805 1011, o a un teléfono de emergencia (solo para casos graves) al (303) 638-4955.

 

Desde la fe

En tiempos de confusión e incertidumbre entre la población inmigrante, los sacerdotes han aconsejado a sus feligreses intensificar su vida de oración para crecer en confianza en Dios y entender que cualquier situación, por dramática que parezca en el tema migratorio, hace parte del Plan de Dios.

“La Virgen de Guadalupe ha sido enviada para protegernos y con ello yo trato de darles confianza”, indicó el padre Benito Hernández. “Recordemos las palabras que dijo a San Juan Diego ‘¿No estoy yo aquí que soy tu madre?’ y se lo dijo porque él tenía miedo”, concluyó el sacerdote.

Con información de Germán González-Flores.

 

C_mo_actuar_en_caso_de_detenci_n_migratoria

Próximamente: Memorias de la hermana Lucía

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Libro recomendado

Este libro es ideal para que los fieles preparen su corazón para la consagración de la Arquidiócesis de Denver al Inmaculado Corazón de María el próximo 13 de octubre. Está escrito por la mayor de los tres pastorcitos de Fátima: Lucía dos Santos, quien además fue la que vivió por muchos años más después de las apariciones. Mientras que Jacinta y Francisco Marto murieron a muy temprana edad (en 1920 y 1919 respectivamente), Lucía falleció en el año 2005 a los 98 años en el monasterio de Coimbra de las Carmelitas descalzas en Portugal.

La hermana Lucía, al escribir sus memorias, fue obediente a la petición de la Virgen de Fátima cuando le dijo que ella se quedaría viviendo más años en la tierra para “hacerme conocer y amar”. Lucía nos cuenta cómo vivieron los pastorcitos las cinco apariciones marianas y las apariciones previas del ángel de la luz. Nos deja ver detalles de la vida cotidiana como el gusto de Jacinta por el baile. También nos revela el drama que vivieron los pastorcitos cuando ni sus padres, ni el párroco de Fátima creyeron lo que ellos les contaron acerca de sus encuentros con la Virgen. “¿Cómo he de decir que no vi si yo sí vi?” era la sencilla pregunta que se hacía Lucía cuando tanto ella como sus dos primos fueron tildados como mentirosos e incluso llevados presos a Oruém aquel 13 de agosto de 1917. Pese a las amenazas, los niños se mantuvieron firmes a la verdad: sus encuentros reales con la Virgen María en Cova de Iría. Los escritos de la hermana Lucía nos muestran cómo estos pequeños fueron entendiendo las verdades teológicas y las realidades sobrenaturales y cómo comenzaron a realizar ofrecimientos por los pecadores, al ver lo mucho que iban a padecer en el infierno.

Disponible en Amazon y google para ser descargado gratis en PDF.