Andrea Polito, virgen consagrada, esposa de Cristo

Carmen Elena Villa

Era el 6 de abril de 2012 – Viernes Santo – cuando Andrea Polito, entonces con  26 años, estaba haciendo lo que muchos católicos hacen en este día sagrado: Orando a los pies de la cruz.

Andrea, enfermera de profesión y especialista en oncología pediátrica, compartió, en diálogo con Denver Catholic en español, que había tenido una experiencia en la oración que solo puede describir como un “momento profundo de gracia”.

“Estaba mirando a María Magdalena”, cuenta, “y le pregunté al Señor ‘¿por qué de toda la gente que sanaste en tu ministerio solo llegó hasta ahí?”. “Y Él (Jesús) simplemente dijo: ‘porque ella lo dejó todo y me siguió’”.

“Y yo solo pude decir instintivamente en ese momento: ‘Ahí es donde quiero vivir, ahí es donde quiero estar’ y Él me dijo ‘Bien, entonces ven y sígueme’”.

Polito dijo que esta oración le sorprendió: “Pensaba, ¡oh no!, que le había dicho a Jesús que quería ser religiosa y para ser sincera, me asusté”.

Pero a medida que ella rezaba más y más durante las siguientes semanas y meses, se dio cuenta de que lo Dios le estaba pidiendo no era dejar el mundo como lo requeriría la vida religiosa: “Me sentí realmente convencida de mi trabajo, tenía la convicción de la presencia católica en el campo médico, que es un lugar secular. No experimenté ninguna paz al pensar en dejar el mundo”.

Por medio de conversaciones con un amigo, el padre John Nepil, quien luego se convirtió en su director espiritual, Andrea empezó a considerar la vocación de ser una virgen consagrada.

 

Foto de Joshua Paul Photography. Andrea Polito, postrada en el suelo en símbolo de humildad y súplica mientras los fieles recitaban el rezo de las letanías de los santos.

Discernimiento en oración

Así esta joven comenzó un serio proceso de discernimiento y oración.  “Durante varios años estudié, realicé un retiro de 30 días e hice una elección. Hablé con la arquidiócesis y esto fue lo que le dio más sentido a mi llamado”, dice.

El pasado 22 de julio, casi cinco años después de escuchar la primera invitación a seguir más de cerca a Cristo y en la fiesta de Santa María Magdalena, Andrea fue consagrada como virgen para la Arquidiócesis de Denver.

El arzobispo Samuel Aquila celebró el rito de la consagración en la catedral basílica Immaculate Conception. La ceremonia contó con la presencia de 20 sacerdotes concelebrantes.

La consagración de una virgen es uno de los sacramentales más antiguos en la Iglesia y el cual ha resurgido después del Concilio Vaticano II. En la Iglesia primitiva, antes de que existieran las órdenes religiosas, muchas mujeres consagraban su virginidad al Señor para dedicarse a tiempo completo a la evangelización.

La virgen consagrada vive en medio del mundo, en unión íntima con Dios, ofreciendo el don de su virginidad física a Cristo como signo de la donación total de su vida entera a Él. No se le dice “hermana”, viste de manera seglar, recatada, le debe obediencia al obispo local y lleva un anillo como símbolo de este compromiso.

De acuerdo con la Asociación de Vírgenes Consagradas en los Estados Unidos en el mundo hay aproximadamente 3 mil mujeres que viven en este estado de vida. 235 viven en este país. En la arquidiócesis de Denver hay seis vírgenes consagradas y dos mujeres más en proceso de preparación para dar este paso.

Foto de Joshua Paul Photography. Andrea recibiendo de manos del arzobispo la Liturgia de las Horas, como símbolo de su unión a la Iglesia en oración por el bien del mundo.

“Un día de gran alegría”

El rito de la consagración comenzó con el llamado a la candidata, luego de la lectura del Evangelio. Andrea, con un cirio en su mano, se acercó al altar mientras el coro cantó “Vírgenes prudentes, preparad vuestras lámparas: Ya llega el Esposo, salid a su encuentro”.

“Te has comprometido permanentemente al Señor, y donándote completamente a Él”, dijo el Arzobispo en su homilía. “Si realmente deseas la felicidad y la alegría, debes pertenecer a Cristo y solo a Él”.

“Este es el deseo más profundo del Señor para ti Andrea y para cada cristiano”.

Después el Arzobispo interrogó a Andrea acerca de su disposición de aceptar la consagración como esposa de Cristo, y luego, de manera similar al sacramento de la santa orden y la profesión o votos religiosos, Andrea se postró en el suelo mientras los fieles le pedían a los santos interceder por ella.

Luego Andrea puso sus manos en las del Arzobispo: “Padre, recibe, mi propósito de castidad perfecta y mi determinación de seguir a Cristo”, le dijo.

El Arzobispo pronunció así la oración de consagración y luego, la nueva virgen consagrada recibió el libro de la Liturgia de las Horas, así como el anillo que simboliza su matrimonio místico con Cristo.

Andrea asegura que el momento culmen de su consagración fue cuando ella estaba arrodillada delante del Arzobispo con sus manos en las suyas “experimenté que tengo un padre en la arquidiócesis, y que yo era hija de la arquidiócesis, fue realmente hermoso”.

 

 Llamado a Denver

Andrea hoy tiene 31 años, es original de San Diego, California. Estudió enfermería en la Franciscan University of Steubenville en Ohio y luego se mudó a Washington, DC para empezar su trabajo como enfermera pediátrica.

En el año 2010 se mudó a Denver. Estaba sin trabajo y en su interior algo le decía que debía vivir en Colorado. “Al principio creí que había tomado una terrible decisión ”, confesó. Llegó en pleno invierno, algo difícil para una californiana. Le tomó cuatro meses encontrar un trabajo. “Pero el Señor definitivamente provee”, dijo luego con convicción. “Obviamente, veo en retrospectiva por qué Dios me llamó aquí. Fue por el bien de esta vocación, por el bien de la misión aquí en Denver”, concluye.

 

 

Próximamente: La marcha pro-vida 2018 compartirá la alegría de la vida

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Roxanne King

Te invitamos a marchar en apoyo al movimiento de derechos civiles más vital que existe al momento, y lo único que necesitas es llevar tu alegría.

Ese es el mensaje de la marcha y la manifestación Celebrate Life 2018 organizada por la oficina de Respect Life (respeto a la vida) de la Arquidiócesis de Denver.

Con el tema “Trae tu alegría”, el evento anual, que se llevará a cabo el 13 de enero a las afueras del Capitolio de Colorado, es una muestra de unidad y solidaridad con el derecho de la vida.

Todos están invitados a ser testigos de la santidad y del valor de la vida humana en cada edad y etapa.En años pasados la cifra de asistentes ha llegado a 3 mil. Los participantes se congregarán en las escalinatas al oeste del Capitolio a la 1 p.m. antes de comenzar la marcha por el vecindario de Capitol Hill, que estará acompañada de varios grupos musicales

Entre los oradores están el arzobispo de Denver Samuel J Aquila, el ordenado ministro Presbiterano y presidente de Colorado Christian University, Don Sweeting y una hermana de la comunidad Sisters of life. También estará la coordinadora regional de Studens for Life of America Bethany Janzen, y el párroco de la Iglesia de los Todos los Santos, Monseñor Peter Quang Nguyen.

La música estará a cargo del popular artista Matt Miller y del coro del Seminario Teológico St. John Vianney. El maestro de ceremonias será Chris Stefanick, fundador de Real Life Catholic.

Según Grandon la celebración pretende construir puentes entre aquellos pro-vida hispano y angloparlantes en la Iglesia Católica y también con los [hermanos] protestantes.

Antes del evento el arzobispo Samuel Aquila presidirá una Misa a las 11:30 de la mañana en la Catedral Basílica Immaculate Conception. También se celebrarán simultáneamente Misas en otras seis parroquias (ver información al finalizar el artículo).

Las manifestaciones estarán acompañadas por una banda de mariachis y matachines, cuya danza ritual representa la victoria del cristianismo sobre el paganismo.

La marcha será liderada por Endow, un apostolado con sede en Denver que se dedica a estudiar las enseñanzas de San Juan Pablo II sobre la mujer.

“No te sientes en tu casa con apatía”, instó Grandon, señalando que se ha proporcionado a las familias una lista de cosas divertidas que hacer en Denver en RespectLifeDenver.org. “¡Ven a la marcha y quédate por la diversión!

“Al ver a todos los diferentes grupos, la gente se preguntará: ¿quiénes son? ¿De qué se trata todo eso?”, añadió. “Es poderoso el mostrarse sin vergüenza alguna, todos juntos y decir que cada vida que Dios ha creado tiene valor y dignidad”.

 

CELEBRATE LIFE 2018

Que: Marcha y manifestación Pro-life

Cuando: 13 de enero del 2018

Dónde: Escalinata oeste del Capitolio de Colorado 200 E. Colfax Blvd., Denver

Misas: Presidiendo el evento en parroquias del centro de Denver – 11:30 a.m. Catedral Basilica Immaculate Conception; o a las 11 a.m. en Holy Ghost o St. Elizabeth of Hungary, o en español en Annunciation, Our Lady of Guadalupe (presidida por el obispo Jorge Rodríguez), Sacred Heart o St. Joseph. Información: RespectLifeDenver.org o (720) 799-9299

 

Traducido del original en ingles por Mavi Barraza.