África celebra la fe

Escritor Invitado

Por Roxanne King:

El arzobispo Samuel Aquila fue testigo de las maravillas naturales la África subsahariana y de la belleza de su gente y su cultura, cuando visitó la iglesia Christ the King en Tanzania, la parroquia hermana de Immaculate Heart of Mary en Northglenn. El padre James Spahn, párroco de esta última, fue su guía.

El arzobispo Aquila, habló recientemente con el Denver Catholic acerca de su viaje, al que describió como un “encuentro íntimo con la fe llena de alegría que se puede encontrar en África”.

La entrevista ha sido editada para concisión y claridad.

P: ¿Qué hicieron en Tanzania?

R: Visitamos la parroquia Christ the King y dedicamos un nuevo edificio administrativo y una librería para una escuela secundaria que la parroquia [Immaculate Heart of Mary] ayudó a construir. Además, visitamos la diócesis de Geita para ver al obispo [Flavian] Kassala. Luego visitamos un orfanato, los alrededores y un hospital.

P: ¿Qué fue lo que más le impresionó del viaje?

R: La intensidad de la fe de la gente. Muchos de ellos caminan una hora o dos para llegar a Misa. A menudo, las Misas duraban entre dos a cuatro horas, con los cantos, la música y las procesiones de ofertorio.

Cada persona se acercaba y dejaba algo en la canasta de la colecta. Y había un segundo ofertorio, donde las personas dejaban ofrendas de sus hogares o de su granja: un pollo o una cabra, o bolsas de cemento, o caña de azúcar; una pequeña bolsa de frijoles, algo. No todos lo hacían, pero había por lo menos cien personas que sí.

Había gente que lo distribuía. Algunos de los alimentos recolectados iríam al orfanato para alimentar a los niños. El cemento podría ir a un proyecto, alguna escuela o parroquia. Fue una experiencia fantástica.

P: Cuénteme del estilo de vida de la gente

R: La gente vive de manera muy sencilla . En casas simples y muchos de ellos aún tienen pisos de tierra. Algunos tienen electricidad, pero no todos. La gente aún tiene que ir a los posos por el agua.

P: ¿Qué aprendió de este viaje?

R: Aprendí la profundidad de la fe de la gente, la belleza de su fe y su amor por la Iglesia. Su disponibilidad de caminar una hora o dos para ir a Misa dice mucho sobre su compromiso con el Evangelio y su amor real por la Eucaristía.

Celebré el sacramento de la Confirmación con un grupo y también visité una de sus pequeñas comunidades de fe. Para mí fue increíble escuchar su testimonio y saber cuán profunda es su fe.

P: ¿Qué le gustaría que la gente supiera sobre Tanzania?

R: Ciertamente, sobre la belleza de África y la fortaleza de la vida familiar, la hospitalidad de la gente, su calidez y su generosidad.

Q: ¿Qué se lleva de esa experiencia?

A: La experiencia de la universalidad de la Iglesia. Además, la belleza de los africanos, su generosidad, amabilidad y personalidad, y la belleza natural de África. Eso siempre te lleva a Dios.

P: ¿Hay algo que quiera agregar?

R: Volvería en un abrir y cerrar de ojos. África es un lugar maravilloso para visitar, especialmente si deseas ver el testimonio de una fuerte vida familiar y de una fe profundamente vivida, y de cómo estamos unidos en una sola fe como católicos con otro país muy diferente al nuestro.

P: ¿Qué pueden aprender los católicos de este país y de sus hermanos y hermanas en África?

R: El ejemplo de cómo viven su fe y hacen grandes sacrificios por ella. Además, su generosidad con lo poco que tienen.

La música durante la Misa fue absolutamente espectacular. Cantaron con sus corazones; eso fue muy, muy poderoso, dando esa alabanza y adoración a Dios.

Próximamente: ¡Conoce tu fe por medio de la Biblia!

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

¡Conoce tu fe por medio de la Biblia!

El movimiento Apóstoles de la Palabra está presente en cuatro parroquias del norte de Colorado

Carmen Elena Villa

Católico: ¿Conoces tu fe? ¿la sabes defender? El movimiento Apóstoles de la Palabra busca estudiar las Sagradas Escrituras y orar con ellas para conocer mejor a Jesús. Uno de sus lemas es “Biblia para todo, Biblia para Todos”.

Apóstoles de la Palabra es un movimiento fundado en México por el sacerdote italiano Flaviano Amatuli, (1938 – 2018) quien vio la inquietud por el creciente número de sectas y grupos protestantes cuyos miembros, muchas veces por ignorancia de las Sagradas Escrituras abandonaban la fe católica. “El nombre de apóstoles de la Palabra tiene mucho que decir de nuestro carisma”, dijo en diálogo con Denver Catholic en Español el padre Octavio Díaz, vicario general de este movimiento y quien vino desde México D.F a ofrecer conferencias y mini cursos de Biblia en el norte de Colorado.

Padre Octavio Díaz. Vicario general de Apóstoles de la Palabra

“El Espíritu Santo suscita en la Iglesia movimientos cuando hay una necesidad y hoy tenemos que reconocer que muchos católicos no leen ni estudian la Biblia”, indicó el sacerdote.

Así, muchos jóvenes dan un año de servicio a la Iglesia anunciando la Palabra de Dios. Primero se preparan y luego se dedican a enseñar. “Dan cursos sencillos de historia de la salvación o de apologética”, dice el padre Díaz.  Y a las personas que quieran seguir aprendiendo, se les invita formar grupos de estudio y oración permanentes.

“Es una visión equivocada decir que la Biblia es solo para los protestantes. El libro por excelencia de un cristiano es la Biblia”, advierte el padre Díaz. “El único libro que yo al terminar de leer tengo que decir «Palabra de Dios» es la Sagradas Escrituras”.

El sacerdote indica que el estudio del Catecismo ayuda a que los católicos entendamos e interpretemos las Sagradas Escrituras, “pero no las sustituye”. Por ello el estudiar y orar con la Biblia sirve como “fuente de inspiración”.

El movimiento Apóstoles de la Palabra está presente en Denver desde hace diez años, cuando Eliseo Mendes, un laico quien su juventud fue misionero en México, vino desde su tierra natal a vivir a Colorado, donde decidió iniciar este movimiento el cual tiene hoy cerca de 70 adeptos en cuatro parroquias (ver recuadro).

“La misión que realizamos es la evangelización de casa en casa, los diálogos en público con hermanos separados. Entender que no se trata de pelear, sino que entendamos cuál es la verdad”, dice Eliseo, hoy coordinador diocesano de este movimiento.

“He visto la necesidad de los católicos que no saben dar respuesta a los hermanos separados”, comparte Mendes. “Es importante el estudio de las Sagradas Escrituras para conocer cuál es el plan de Dios para llegar a la salvación. Que cada católico despierte y ponga su granito de arena y estudie apologética que es lo necesario en este siglo”, concluye Mendes.

 

¿Dónde se reúnen los Apóstoles de la Palabra?

Parroquia Holy Cross, Thornton. Lunes de 7 a 9 p.m.

Holy Rosary, Denver. Martes de 7 a 9 p.m.

Our Lady Mother of the Church, Commerce City. Miércoles de 7 a 9 p.m.

Annunciation, Denver. Viernes de 7 a 9 p.m.

¿Quieres que los Apóstoles de la Palabra vayan a tu parroquia? Llama a José Luis Rojas 719-250-6513.