Adiós Charlie Gard

Carmen Elena Villa

Libertad: un valor que hoy se proclama a toda costa. Muchas veces por medios violentos. Otras, poniéndolo por encima incluso de la propia vida. Y en pleno siglo XXI esa libertad le faltó a Connie Yates y Chris Gard para tomar una decisión de vida a muerte. Y no en el sentido figurado sino literal. Después de que a su bebé le fuese diagnosticada la rara enfermedad del síndrome de agotamiento mitocondrial ellos querían, como lo harían muchos padres de familia que tienen un amor natural hacia sus hijos, agotar todos los recursos para tratar esta enfermedad incluso con la esperanza y la potencialidad de que su hijo se recuperara, algo que podría sentar un precedente, gracias un tratamiento experimental al que el pequeño se sometería en los Estados Unidos.

Tenían el apoyo de este país. Incluso la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó darles la ciudadanía para que permanecieran el tiempo necesario con su hijo. Los padres habían reunido los recursos para hacerlo. Por eso, pese a los altos costos, no era descabellado someterlo al tratamiento que se les había propuesto. No se puede hablar de enseñamiento terapéutico, un acto que también la Iglesia considera ilícito y que consiste en querer prolongar la vida de una persona cuando su muerte es algo “inminente e inevitable” y por lo tanto sus tratamientos “procurarían únicamente una prolongación precaria y penosa de la existencia”, como indica San Juan Pablo II en su encíclica Evangelium Vitae. Sin embargo, Charlie, a quien le fue detectada con tiempo esta enfermedad, respondía a los signos vitales y no tenía muerte cerebral. Había por lo tanto esperanza y algo por hacer.

Pero la Alta Corte Británica no estuvo de acuerdo con la natural decisión de Connie y Chris. “Aunque a los padres les corresponde la responsabilidad de la paternidad, el control prioritario le es confiado, por ley, al juez que ejerce su juicio objetivo e independiente para el mejor interés del niño”, fue el macabro argumento que les dieron, citado por el periódico Il Foglio de Italia.

Comenzó la batalla judicial de los padres, pero la espera de que la Alta Corte Británica fue tan larga que la enfermedad del pequeño Charlie llegó a un punto irreversible.

Los padres de Charlie tampoco tuvieron la libertad de estar con él en su momento final. El pasado 24 de julio publicaron su voluntad de “dejarlo ir en paz”. Pidieron llevárselo a su casa para darle los últimos cuidados. Para que muriera acompañado de quienes más le aman. Pero el juez Nicholas Francis dio la orden de enviarlo a un hospicio el pasado jueves y no para darle los cuidados paliativos necesarios sino para desconectarlo del ventilador que le permitía respirar. El niño murió así asfixiado. Nadie sabe cuánto estaba sufriendo, qué pasaba en su interior pero las autoridades del país donde nació se consideraron intérpretes de su salud y dueñas de su destino.

Y claro, muchos podrán decir que para qué pelear por la vida de un niño mientras que hay otros tantos abandonados, que mueren de hambre en el mundo. Es un argumento que podría minimizar historias como esta que salen a la luz en los medios y que son son la punta de un iceberg que nos evidencia cómo hoy va decreciendo el valor de luchar por la vida hasta las últimas consecuencias.

Pero el Charlie ha muerto a una semana de cumplir su primer año. Hoy solo queda unirnos a la voz de sus padres quienes lo despidieron en las redes sociales: “Tuvimos la oportunidad, pero no se nos dio. Dulces sueños, pequeño. Que duermas bien nuestro hermoso niño”.

Próximamente: La marcha pro-vida 2018 compartirá la alegría de la vida

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Roxanne King

Te invitamos a marchar en apoyo al movimiento de derechos civiles más vital que existe al momento, y lo único que necesitas es llevar tu alegría.

Ese es el mensaje de la marcha y la manifestación Celebrate Life 2018 organizada por la oficina de Respect Life (respeto a la vida) de la Arquidiócesis de Denver.

Con el tema “Trae tu alegría”, el evento anual, que se llevará a cabo el 13 de enero a las afueras del Capitolio de Colorado, es una muestra de unidad y solidaridad con el derecho de la vida.

Todos están invitados a ser testigos de la santidad y del valor de la vida humana en cada edad y etapa.En años pasados la cifra de asistentes ha llegado a 3 mil. Los participantes se congregarán en las escalinatas al oeste del Capitolio a la 1 p.m. antes de comenzar la marcha por el vecindario de Capitol Hill, que estará acompañada de varios grupos musicales

Entre los oradores están el arzobispo de Denver Samuel J Aquila, el ordenado ministro Presbiterano y presidente de Colorado Christian University, Don Sweeting y una hermana de la comunidad Sisters of life. También estará la coordinadora regional de Studens for Life of America Bethany Janzen, y el párroco de la Iglesia de los Todos los Santos, Monseñor Peter Quang Nguyen.

La música estará a cargo del popular artista Matt Miller y del coro del Seminario Teológico St. John Vianney. El maestro de ceremonias será Chris Stefanick, fundador de Real Life Catholic.

Según Grandon la celebración pretende construir puentes entre aquellos pro-vida hispano y angloparlantes en la Iglesia Católica y también con los [hermanos] protestantes.

Antes del evento el arzobispo Samuel Aquila presidirá una Misa a las 11:30 de la mañana en la Catedral Basílica Immaculate Conception. También se celebrarán simultáneamente Misas en otras seis parroquias (ver información al finalizar el artículo).

Las manifestaciones estarán acompañadas por una banda de mariachis y matachines, cuya danza ritual representa la victoria del cristianismo sobre el paganismo.

La marcha será liderada por Endow, un apostolado con sede en Denver que se dedica a estudiar las enseñanzas de San Juan Pablo II sobre la mujer.

“No te sientes en tu casa con apatía”, instó Grandon, señalando que se ha proporcionado a las familias una lista de cosas divertidas que hacer en Denver en RespectLifeDenver.org. “¡Ven a la marcha y quédate por la diversión!

“Al ver a todos los diferentes grupos, la gente se preguntará: ¿quiénes son? ¿De qué se trata todo eso?”, añadió. “Es poderoso el mostrarse sin vergüenza alguna, todos juntos y decir que cada vida que Dios ha creado tiene valor y dignidad”.

 

CELEBRATE LIFE 2018

Que: Marcha y manifestación Pro-life

Cuando: 13 de enero del 2018

Dónde: Escalinata oeste del Capitolio de Colorado 200 E. Colfax Blvd., Denver

Misas: Presidiendo el evento en parroquias del centro de Denver – 11:30 a.m. Catedral Basilica Immaculate Conception; o a las 11 a.m. en Holy Ghost o St. Elizabeth of Hungary, o en español en Annunciation, Our Lady of Guadalupe (presidida por el obispo Jorge Rodríguez), Sacred Heart o St. Joseph. Información: RespectLifeDenver.org o (720) 799-9299

 

Traducido del original en ingles por Mavi Barraza.