9 meses después, ¿qué efectos ha dejado la marihuana “legal” en Colorado?

Jóvenes arrestados, niños intoxicados y mucho más 

Mayé Agama

Niños intoxicados, estudiantes arrestados y familias que han perdido sus hogares, son algunos de los resultados tras nueve meses desde la legalización del uso recreacional de la marihuana, para personas mayores de los 21 años de edad, en Colorado.webFoto de Colectivo Desde el 12

Tras una serie de entrevistas e investigaciones El Pueblo Católico ha podido conocer más algunas de las consecuencias del uso de esta droga de manera “legal”, permitido a partir de la aprobación de la Enmienda 64, en noviembre de 2013.

¿Qué es la enmienda 64?

A partir del 1 de enero de 2014 se puso en vigor dicha Enmienda, por la cual individuos mayores de 21 años pueden cultivar hasta seis plantas de marihuana, así como poseer, usar o proveer una onza o menos de esta droga. Además, la Enmienda también permite abrir tiendas de venta al por menor, cultivar y producir comestibles que contengan la droga.

Niños hospitalizados

Entre las primeras repercusiones de la legalización, muchos niños han sido hospitalizados por haber estado expuestos a la marihuana “legal”. En lo que va del año, el Children’s Hospital de Colorado en Aurora, ha atendido a 12 niños por causas de sobredosis de marihuana; 7 de ellos necesitaron cuidados intensivos. Muchos de los pequeños se ven afectados por el humo de segunda mano, y a eso hay que sumarle también que mujeres embarazadas o lactantes hacen uso de este enervante.

Según informes del hospital, se atienden en la sala de emergencias por lo menos uno o dos niños al mes por causa de la ingesta accidental de la droga en comestibles. Los fabricantes están añadiendo marihuana a todo tipo de “chucherías”, desde galletas, barras de chocolate, sodas y dulces. Y lo hacen con empaques y colores muy atractivos para niños y jóvenes, pues buscan en ellos a sus futuros clientes.Foto de Kate Ter Haar

Estudiantes arrestados

Muchos de estos pequeños ingieren la droga por accidente, pero hay otros que la utilizan por gusto propio, y existen reportes de algunos estudiantes que han llevado la droga a la escuela para venderla a sus compañeros. Algunos obtienen la marihuana de segundas personas, quienes las compran en dispensarios con receta médica. Otros la obtienen de sus mismos hogares, tras tomarla sin permiso de sus familiares. Por ello, muchas escuelas están brindando orientación y apoyo a padres y a estudiantes.

La Escuela católica Guadalupe, en Denver, ofreció un taller informativo para padres, a cargo de Patrick Weeg, consejero de Centus Counseling, quienadvirtiólas graves consecuencias de la legalización de esta droga.

María Ortiz, una de las madres asistentes al taller expresó: “Yo tengo 4 hijos de diferentes edades, y lo que más me preocupa es que mi hija de 17 años, insiste en que la marihuana no hace daño, porque así se lo dicen a los jóvenes”.

Weeg enfatizó que la marihuana sí es ofensiva, y lo demostró en su presentación: “Varios estudios comprueban que de cada 6 jóvenes que la prueban, uno se vuelve adicto”. También dijo que aquellos quienes consumen la marihuana antes de los 15 años “tendrán problemas para graduarse, o no se graduarán de la preparatoria”. Finalmente agregó que la mayoría de adolescentes que consuman esta droga,  tendrán cambios de comportamiento y una tendencia mayor  a la depresión.

Por ello, el experto alentó a los padres a estar atentos y en constante diálogo con sus hijos, “porque mientras ustedes padres refuercen la idea de que no es aceptable en la familia el uso de ninguna droga, ellos mantendrán esa idea como un valor familiar, y será difícil romperlo”, recalcó Weeg.

Por su parte, Elías Moo, director de la Escuela Santa Rosa de Lima dijo: “Hablamos con los estudiantes acerca de las realidades del mundo y de los peligros, y les explicamos que Dios nos pide cuidar de nuestros cuerpos, incluso de la marihuana”, que aunque sea legal, no es buena para ellos, dijo.

Familias afectadas

La legalización de la marihuana no sólo ha afectado a individuos, sino también a familias enteras. Rosa Vergil, quien labora como trabajadora social para el programa Fresh Start de Denver, comentó que a raíz de la implementación de la Enmienda 64, muchos empleadores realizan pruebas de detección de uso de drogas con más frecuencia, lo que ha llevado a algunas personas a quedarse sin empleo afectando su economía. “He sabido de algunas familias que han perdido sus hogares, después de perder el trabajo, por dar resultado positivo a las pruebas de drogas”, acotó.

Por otra parte, en un informe presentado en agosto por Rocky Mountain High Intensity Drug Trafficking Area, se dio a conocer que usuarios de las tarjetas EBT (electronic-benefits transfer) de asistencia pública, las han usado en 259 veces en estos meses, en diferentes dispensarios de marihuana.

Se trata pues de un problema que con sólo 9 meses, ya ha generado suficientes dificultades, como para que sea revisado en el estado.

Señales que indican si su hijo podría estar usando marihuana

* Si luce mareado o sin coordinación.

* Tiene problemas para recordar cosas que acaban de ocurrir.

* Tiene olor en su ropa o en su habitación.

* Ojos rojos. Usa gotas para los ojos.

* Posesión de drogas, pipas para fumar, o papel para enrollar.

* Incrementa el uso de desodorantes o perfumes.

* Usa ropa o artículos que promueven el uso.

* Gasta dinero inexplicablemente.

* Falta de cuidado con el aseo personal.

* Cambio en su comportamiento.

* Cambios en su desempeño académico.

* Cambios en sus hábitos alimenticios

 

Próximamente: Memorias de la hermana Lucía

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Libro recomendado

Este libro es ideal para que los fieles preparen su corazón para la consagración de la Arquidiócesis de Denver al Inmaculado Corazón de María el próximo 13 de octubre. Está escrito por la mayor de los tres pastorcitos de Fátima: Lucía dos Santos, quien además fue la que vivió por muchos años más después de las apariciones. Mientras que Jacinta y Francisco Marto murieron a muy temprana edad (en 1920 y 1919 respectivamente), Lucía falleció en el año 2005 a los 98 años en el monasterio de Coimbra de las Carmelitas descalzas en Portugal.

La hermana Lucía, al escribir sus memorias, fue obediente a la petición de la Virgen de Fátima cuando le dijo que ella se quedaría viviendo más años en la tierra para “hacerme conocer y amar”. Lucía nos cuenta cómo vivieron los pastorcitos las cinco apariciones marianas y las apariciones previas del ángel de la luz. Nos deja ver detalles de la vida cotidiana como el gusto de Jacinta por el baile. También nos revela el drama que vivieron los pastorcitos cuando ni sus padres, ni el párroco de Fátima creyeron lo que ellos les contaron acerca de sus encuentros con la Virgen. “¿Cómo he de decir que no vi si yo sí vi?” era la sencilla pregunta que se hacía Lucía cuando tanto ella como sus dos primos fueron tildados como mentirosos e incluso llevados presos a Oruém aquel 13 de agosto de 1917. Pese a las amenazas, los niños se mantuvieron firmes a la verdad: sus encuentros reales con la Virgen María en Cova de Iría. Los escritos de la hermana Lucía nos muestran cómo estos pequeños fueron entendiendo las verdades teológicas y las realidades sobrenaturales y cómo comenzaron a realizar ofrecimientos por los pecadores, al ver lo mucho que iban a padecer en el infierno.

Disponible en Amazon y google para ser descargado gratis en PDF.